Condenan a un hombre a cinco años por abusar de sus dos hijas cuando eran menores de edad

Actualizado 30/11/2007 19:35:00 CET

A la madre de las niñas se la condena por conocer los hechos y no denunciarlos

MÁLAGA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a cinco años de prisión a un hombre por abusar sexualmente de sus dos hijas, cuando ambas eran menores de edad. Asimismo, se condena a la madre por saber lo que ocurría y no denunciarlo a la pena de 15 meses de multa, que supone 2.250 euros.

Según se declara probado en la sentencia de la Sección Primera, a la que tuvo acceso Europa Press, los hechos sucedían en la casa en la que residían en la localidad malagueña de Mijas-Costa, en concreto en la habitación de una de sus hijas cuando ésta tenía entre ocho y 10 años de edad. Tras pedirle que se desnudara o desnudarla él, le realizaba tocamientos.

Para llevar a cabo estos hechos, que también sucedían en algunos momentos en el salón de la casa cuando la madre no estaba, no usaba la fuerza física, sino que "trataba de convencerla para que accediera a satisfacer sus deseos" o "las amenazaba con castigarlas sin salir de casa o sin viaje de fin de curso".

Estos hechos se prolongaron con continuidad hasta las navidades de 2001. Actos similares realizó, según la resolución, con otra de sus hijas, aún más joven, cuando ésta cumplió los 12 ó 13 años y hasta mediados de 2003.

La mayor contó lo sucedido a su madre cuando tenía 10 años y ésta le dijo que no contara nada. En otra ocasión, vio cómo el acusado estaba sentado en el sofá junto a su hija menor tocándose con los pantalones bajados.

Al hombre le condena por dos delitos continuados de abusos sexuales, producidos sin violencia e intimidación, pero también "sin consentimiento de las víctimas", prevaliéndose de una situación de superioridad del padre.

En cuanto a la madre, se le condena por un delito de omisión del deber de impedir o denunciar un delito, puesto que "no trató de impedir la conducta delictiva, no haciendo nada ni en la convivencia familiar tratando de que no ocurriera ni tampoco exteriormente yendo a denunciar".

Además de la pena de prisión o la multa, deberán indemnizar a una de las víctimas con 12.000 euros en el caso del padre y a 6.000 euros en el caso de la madre, por las secuelas psíquicas y daños morales. Asimismo, no podrá acercarse a las hijas o comunicarse con ellas durante seis años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies