Condenan a tres años y medio de cárcel a un acusado de atropellar a un policía local con un coche robado

Actualizado 14/11/2007 18:09:31 CET

LOGROÑO, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El titular de Juzgado Penal número 1 de Logroño ha condenado a tres años y medio de cárcel a un acusado de los delitos de hurto y de atentado con medio peligroso, ya que intentó atropellar a un policía local que le dio el alto por conducir con un coche robado.

De acuerdo con el fallo, al que tuvo acceso Europa Press, también se impone al hombre, de nacionalidad marroquí, 24 arrestos de fin de semana, una multa de 150 euros por una falta de hurto, por llevarse teléfono del coche, y una indemnización de más de 7.600 euros por los daños causados.

Los hechos considerados probados en la sentencia ocurrieron en enero de 2002, cuando el acusado se llevó un vehículo de alta gama que su propietario había dejado en doble fila en la calle Joaquín Elizalde de Logroño con las llaves puestas, mientras ayudaba a su suegra a bajar del coche.

El acusado aprovechó el momento para llevarse el vehículo, pero un ciudadano que presenció el robo dio aviso a la Policía Local, y, tras perseguir al hombre, comunicó a los agentes que el acusado se encontraba en el semáforo de las calles Gran Vía y San Antón.

La patrulla policial se colocó entonces detrás del acusado y le advirtieron que detuviera la marcha, pero él continuó sin parar por las calles Vara de Rey y Pérez Galdós. En ésta última, le esperaba otro policía, situado en el centro de la calzada para que parase el coche.

Sin embargo, el acusado no paró, por lo que el agente tuvo que retirarse para evitar ser atropellado. Acto seguido, el hombre se lanzó con el coche contra el vehículo policial, que se había cruzado en la calle para impedir que continuase la huida.

Después del choque, el acusado circuló en sentido contrario hasta el cruce entre Pérez Galdós y Vara de Rey, donde se tiró en marcha del coche robado, que se empotró contra una valla. En su huida, se llevó un teléfono del coche. Finalmente, fue localizado en la Plaza de las Chiribitas.

Todos estos hechos probados suponen para el juez un delito de hurto y otro de atentado, así como una falta de hurto, por lo que le condena a tres años y medio de cárcel, 24 fines de semana de arresto y multa de 150 euros, así como una indenmización que supera los 7.600 euros, por los daños causados en los vehículos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies