El Congreso acuerda regular los lobbies pero no podrá hacerlo por las elecciones

Carles Campuzano
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 18:14:05CET

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Congreso ha expresado este miércoles su voluntad de regular los grupos de interés o lobbies que se reúnen con los diputados, si bien no podrá finalmente desarrollarlo ante la disolución de las Cortes Generales el próximo 3 de mayo.

Los grupos parlamentarios han mostrado mayoritariamente su apoyo a la proposición de ley de Democràcia i Llibertad (DL), cuyo autor, el convergente Carles Campuzano, ha explicado que el objetivo de su propuesta no era otro que el Congreso funcione "mejor" y sea "más transparente". "La sociedad debe saber con quién se reúnen los políticos y de quién recogen propuestas", ha dicho.

Y es que, según ha recalcado, ningún proyecto aterriza en la Cámara Baja sin discutirlo antes con los grupos de interés. De lo que se trataba, ha insistido, es de que éste fuera una proceso "transparente" para generar "confianza" en la ciudadanía.

El texto de DL persigue poner en marcha un Registro de Grupos de Interés o Lobbies en la Cámara Baja que garantice el ejercicio legítimo del derecho de los distintos agentes sociales para poder acceder a las instituciones con el objetivo de trasladar a sus intereses, recabar información, defender su situación o solicitar cambios en la normativa que les afecta, especificando los límites de estas actividades.

SE QUEDA CORTA

El PP, por boca de su diputado Eloy Suárez, ha avanzado su voto favorable a la proposición de los independentistas catalanes porque ése fue el compromiso al que su partido adquirió en la pasada legislatura justo después de que el Gobierno de Mariano Rajoy impulsara la Ley reguladora del Alto Cargo y la denominada Ley de Transparencia, normas éstas que el PSOE, según ha recordado, no apoyó.

En la pasada legislatura también hubo consenso en torno a la conveniencia regular los grupos de presión, pero no se puede hacer nada en lo relativo al Congreso porque fracasaron las negociaciones para reformar el Reglamento de la Cámara.

SE QUEDA CORTA

Desde el PSOE, Irene Lozano ha dicho que la iniciativa de DL es "muy pertinente" pese a que se queda "corta" en tanto que no entrar a regular los lobbies allí donde se toman las decisiones, es decir, en el Gobierno, y ha censurado que "algunos" vayan a respaldar una medida que, según ha destacado, estaba incluida en el acuerdo de gobierno suscrito por los socialistas con Ciudadanos.

De su lado, la vicepresidenta tercera del Congreso y diputada de Podemos, Gloria Elizo, ha defendido que abrir un registro de los lobbies en el Congreso es el inicio de una "espléndida" herramienta en la lucha contra la corrupción, si bien ha apuntado que antes debería regularse las puertas giratorias o los paraísos fiscales.

Por parte de Ciudadanos, el diputado por Granada Luis Salvador ha señalado que la iniciativa de los independentistas catalanes es "mejorable" porque no contempla la regulación de los lobbies ni en el Gobierno central ni en los autonómicos, si bien ha garantizado su voto favorable poniendo como ejemplo los "saludables" efectos para la regeneración democrática que esta medida ha traído en la Asamblea de Madrid.

"UNA ASIGNATURA PENDIENTE"

La diputada de Esquerra Republicana, Teresa Jordá, considera que regular la influencia de los lobbies es "una verdadera necesidad democrática" ante la corrupción "institucionalizada" que existe en España y que, a su juicio, es la responsable "en buena parte" de la deuda y los recortes que sufre el país.

Desde el PNV, su portavoz parlamentario, Aitor Esteban, ha avanzado su respaldo a la propuesta de DL, coalición con la que comparte la necesidad de que haya "más transparencia", pero ha admitido tener dudas sobre si la iniciativa a debate va al "meollo" de la cuestión.

Desde el Grupo Mixto, la diputada de Izquierda Unida-Unidad Popular Sol Sánchez ha subrayado que el planteamiento de poner en marcha un registro de lobbies en la sede de la soberanía nacional es "algo a celebrar", una opinión con la que ha coincidido el representante de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, que considera que ésta es "una asignatura pendiente".