El Congreso amplía diez minutos los discursos del Debate sobre el estado de la Nación pero el PP pide un trato especial

Actualizado 26/06/2007 20:41:55 CET

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Portavoces del Congreso acordó hoy el formato del próximo Debate sobre el estado de la Nación, que tendrá lugar la primera semana de julio, ampliando en diez minutos las intervenciones iniciales de los portavoces de los grupos parlamentarios, si bien este gesto no contentó al PP, que reclama un trato especial para su grupo, por ser el mayoritario en la oposición.

Así, los portavoces de los distintos grupos parlamentarios dispondrán de 40 minutos en su primera intervención ante el Pleno de la Cámara (frente a la media hora que se fijó en los debates de años anteriores) y, después podrán ejercer un turno de réplica por espacio de diez minutos, como en anteriores ediciones.

Sin embargo, el portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Eduardo Zaplana, manifestó este mediodía su malestar con este reparto por entender que no se puede "limitar" un debate de "esta importancia".

Tras ofrecer datos comparando el mayor número de minutos que tuvo Zapatero frente a Rajoy en las tres citas anteriores, Zaplana criticó que se pretenda que el presidente del PP tenga que salir a la tribuna de la Cámara "coaccionado" por el tiempo. A su juicio, se quiere "callar" a la oposición en el Debate sobre el estado de la Nación.

Según dijo, el hecho de que Rajoy disfrute de más tiempo no es algo que su grupo pida "graciosamente" sino que "se ha dado siempre". "No entiendo como se puede retroceder de esta forma por aquellos que decían que el Parlamento iba a ser el centro vida política", proclamó.

EVITAR QUE RAJOY SALGA "ENCORSETADO".

Por eso, avanzó que se pondrá en contacto con todos los grupos parlamentarios para que la próxima semana se pueda celebrar un debate "vivo" y con "dinamismo", sin que el líder del principal partido de la oposición "esté encorsetado". En su opinión, es necesario un "poco de sentido común", de forma que Rajoy tenga "un tiempo razonable" para exponer sus argumentos. "No es polémica por polémica ni un debate artificial", enfatizó.

El portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja arremetió contra la actitud del presidente del Congreso y aseguró que el pasado año retiró la palabra al líder del PP en el turno de réplica asegurando que había gozado de más tiempo que ningún otro líder de la oposición. Según dijo, en esta legislatura "las normas de cortesía han desaparecido".

Desde el PSOE, el portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido, elogió el reparto de tiempos destacando que la ampliación de los discursos iniciales decidido por la Junta de Portavoces no tiene precedentes, por lo que entiende las protestas del PP como "quejas de boca chica".