El Congreso estudia cómo tramitar las peticiones de la profesora que denunció haber sido desnudada para entrar al Pleno

Jesús Posada, presidente del Congreso, en las Jornadas de Puertas Abiertas
CONGRESO
Publicado 17/12/2013 19:24:07CET

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Peticiones del Congreso ha frenado hasta el próximo mes de febrero, a la espera de obtener un informe jurídico al respecto, la petición de información al presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada, que cursó la profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Alicante Mar Esquembre, sobre el incidente que protagonizó el pasado mes de octubre, cuando, según denunció, fue sometida a un cacheo integral que la dejó en ropa interior para poder acceder la Tribuna de invitados del Congreso.

Según han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias, la Comisión de Peticiones considera que no tiene competencia para cursar los requerimientos de Esquembre porque no puede ser utilizada como un órgano 'de primera instancia', sino que los ciudadanos deben dirigirse primero a otras entidades.

Así las cosas, en la reunión que ha mantenido este martes, la Comisión de Peticiones ha optado por solicitar un informe jurídico al respecto. Una vez que esté redactado, ya en febrero tras el paréntesis navideño, la comisión, si lo estima oportuno, podrá informar a Esquembre de los trámites que puede seguir para obtener la información que desea.

El Reglamento del Congreso faculta a este órgano a remitir las demandas que recibe al Gobierno, el Defensor del Pueblo, la comisión parlamentaria que corresponda, los tribunales, la Fiscalía o a comunidades o ayuntamientos, pero también es competente para archivar los escritos ciudadanos sin más trámite que informar al peticionario del acuerdo que adopte.

Esquembre se dirigió a la Comisión de Peticiones en noviembre, tres semanas después del incidente que tuvo lugar el 16 de octubre. En su escrito solicitó que Posada le remitiera una serie de documentos audiovisuales y gráficos relacionados con el registro que le hicieron en dependencias parlamentarias y que ella podría utilizar para defender su versión de los hechos.

PIDE UNA GRABACIÓN QUE NO EXISTE

En concreto, reclama que Posada le haga llegar una copia de la grabación del exhaustivo registro que tuvo lugar en un cuarto anejo al control de acceso de la Cámara, pero que, según han confirmado a Europa Press fuentes parlamentarias, no existe.

Entre sus peticiones también incluye el protocolo de seguridad establecido para las personas que visitan el hemiciclo, y que, según la Policía, fue el que se le aplicó, así como una copia del contenido de "lo aportado documentalmente por las dos mujeres policías" al que se refiere el informe policial que ella cuestiona.

Esquembre solicita, asimismo, copia de la grabación del acceso al Congreso en la que aparezca su imagen "al objeto de apreciar que las prendas que vestía no poseían logos ni inscripciones reivindicativas", otra de la grabación del cuarto anejo al control en el que le obligaron a quedarse en ropa interior y otra del tiempo que pasó en la tribuna de invitados, acompañada constantemente por una de las agentes que la cacheó.

RELACIÓN DE LOS DEMÁS INVITADOS

Por último, Esquembre pide que se le envíe una relación del número de personas invitadas ese día y el siguiente al hemiciclo, especificando su sexo y si habían sido invitadas por algún grupo parlamentario, así como la relación de las personas que en esas dos jornadas fueron sometidas a un "control adicional" al de la "mera comprobación de sus datos personales" y la recogida de los dispositivos electrónicos que portaran y, concretamente, las que tuvieron que visitar un "cuarto anejo" al control policial.

Esquembre, que fue invitada al Congreso por el Grupo Socialista, volvía a denunciar el escrito que envió a la Comisión de Peticiones el trato "vejatorio, injusto, inaceptable, discriminatorio y absolutamente desproporcionado" del que asegura haber sido víctima.

También se quejaba de que Posada hubiera dado credibilidad al informe policial que rechazaba su versión de los hechos, lo que ha puesto en cuestión su "honorabilidad". En ese informe policial se afirmaba que, "según lo aportado documentalmente" por las dos mujeres policías que la cachearon, la versión de la profesora es falsa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies