Consejero de CyL dice que Pedro Duque carece del apoyo de los socios del Gobierno para reformar la universidad

Publicado 11/07/2018 13:55:39CET

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey, ha señalado este miércoles que reformar la universidad es un "imposible necesario", porque el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, carece de apoyos de los socios del gobierno para realizar "una reforma profunda" del sistema universitario.

Así lo ha manifestado este miércoles en la conferencia 'La gobernanza de las universidades: un enfoque social y político', que se enmarca en el seminario 'La gobernanza en los sistemas universitarios: reforma y mejora' que se está desarrollando en el marco de los Curso de Verano de la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo de El Escorial.

"Los socios del Gobierno tienen distintas visiones de la universidad y la alianza con minorías nacionalistas no ayuda", ha señalado Rey, quien también ha indicado que "los actores políticos ven muy lejos el mundo universitario" y que, por este motivo, duda que ni se tomen "la molestia de fingir que les preocupa". "No creo que les preocupe", ha añadido.

Por su parte, Rey ha expresado su deseo porque se dé una reforma profunda de la universidad y, sobre todo, en el control de calidad de las universidades públicas y privadas, para evitar los "desequilibrios". Además, ha llamado a mejorar la regulación en las universidades a distancia y a prevenir la precariedad de los profesores universitarios, así como apoyar el "relevo generacional".

Asimismo, el consejero de Educación de la Junta de Castilla y León considera "absurdo" que estudiar un grado universitario en España cueste más o menos en función de la comunidad autónoma en la que se realice. "Me parece absurdo que haya diferencias tan grandes entre los precios de las universidades de las diferentes comunidades autónomas", ha indicado.

No obstante, también ha cargado contra la dirección de las universidades, porque, a su juicio, la forma establecida es un "gobierno de mandarines", donde "mandan unos pocos, como sucede en todas partes". Pese a todo, ha señalado que "no hay que perder la esperanza", aunque, de momento, sea un "imposible necesario".