El Consejo de Emigrantes de Suiza deplora la reforma electoral que les "borra del mapa" en municipales

Voto en las elecciones europeas
EP
Actualizado 20/10/2010 15:36:33 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Residentes Españoles de la demarcación consular de Ginebra ha emitido un comunicado en que deplora la reforma electoral presentada este lunes por PSOE, PP, y los nacionalistas de CiU y PNV, que entre otras cosas impide la participación de los emigrantes en las elecciones municipales al exigirles la condición de vecindad en la localidad española.

"La comunidad española rechaza enfáticamente cualquier reforma limitativa de sus derechos y discriminatoria de nuestra condición de ciudadanos residentes en el exterior --proclaman--. Se trata a todas luces de una propuesta discriminatoria, insolidaria, injusta y lamentable".

En el comunicado, recogido por Europa Press, se anuncian acciones contra la reforma antes de que se apruebe en el Parlamento: "Si las expresiones del abanico político español se unieron para suprimir nuestros derechos constitucionales, los ciudadanos españoles en el exterior nos uniremos para impedirlo, cualquiera sea nuestra opinión política individual", aseguran.

En este sentido, dicen estar evaluando "todas y cada una de las acciones que sean necesarias para evitar este atropello, haciendo reserva del derecho a presentar denuncias delante cualquier institución estatal e internacional, denunciando la flagrante, anticonstitucional y discriminatoria supresión de derechos a más de un millón y medio de ciudadanos de uno de sus países miembro".

De entrada, revelan que llevan desde abril haciendo llegar a diputados y senadores su opinión contraria a la reforma y que también se han dirigido por escrito al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Nos cuesta creer que haya unanimidad, o amplia mayoría, para borrar del mapa a más de un millón y medio de españoles inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA)", se quejan.

CONDICIÓN DE VECINDAD

La proposición de reforma global de la Ley Electoral de 1985, actualmente en trámite parlamentario, excluye a los inscritos en el CERA de las elecciones locales pues exige la condición de vecindad en los comicios municipales, de acuerdo con las recomendaciones del Consejo de Estado.

En el resto de procesos electorales abre la posibilidad de votar en urna en los consulados durante la semana previa a la jornada electoral pero también, para evitar sospechas de fraude, consagra el llamado voto rogado que rechazan los colectivos del exterior pues exige a los emigrantes solicitar la documentación electoral como paso previo para luego poder emitir su sufragio, sea en urna o por correo.