Acebes avisa al PP que ganar las elecciones pasa por evitar una oposición "dócil y sumisa" a Zapatero

Actualizado 04/03/2006 16:17:20 CET

Pide al partido trabajar mirando al futuro mientras otros, "cegados por prejuicios", se empeñan en "pensar y actuar como nietos"

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PP, Angel Acebes, avisó hoy a sus compañeros de partido de que ganar las próximas elecciones pasa por elegir la estrategia "más difícil e incómoda" y por no caer en una oposición "dócil y sumisa" a José Luis Rodríguez Zapatero. Acebes subrayó que el "centro" es hacer compatible la moderación con la defensa de los valores tradicionales de su formación y aprovechó la ocasión para lanzar un mensaje interno: "Si nos plegáramos a los designios de los socialistas, nos criticarían menos. No nos insultarían. Posiblemente, hasta nos elogiarían. Dirían que somos moderados, flexibles, tolerantes y dialogantes. Pero esas alabanzas no podrían ocultar que habríamos renunciado a nuestros principios".

"Habríamos defraudado a los 10 millones de españoles que nos votaron y también a los muchos que no lo hicieron pero que comparten la causa que defendemos --continuó--. Nos habríamos convertido en un partido sin convicciones, sin proyecto propio y, por tanto, sin posibilidad alguna de volver a gobernar este país".

Durante su discurso en la Convención Popular, Acebes insistió en que el PSOE trata de ofrecer al PP un "mal negocio", consistente en oferta "más comodidad" a cambio de que los 'populares' renuncien a ganar los comicios. "Que sepan que el PP no trabaja para su comodidad ni la de sus dirigentes, sino para ganar las elecciones. Para que los que vivan más cómodos, más libres y con más oportunidades de desarrollarse sean los españoles", apostilló.

Así, recalcó que el país necesita ahora una oposición "coherente, consciente de su responsabilidad y convencida de su cometido'' y advirtió de que cualquier otra fórmula sería "un fraude", especialmente en un momento en que las encuestas apuntan a que "si hoy se celebrasen elecciones generales, las ganaría el Partido Popular".

"Pero hoy no se celebran elecciones y cuando las haya mucho dependerá, claro, de lo que hagamos a partir de ahora --señaló--. Unos nos animan a que sigamos siendo cada vez más fieles a los valores que hemos defendido siempre. Otros que seamos cada vez más centristas y moderados. Pues, ¿sabéis qué?. Vamos a hacer las dos cosas a la vez. Y haremos las dos cosas porque son lo mismo. El PP se definió en su día como partido de centro reformista y liberal, una definición que esta Convención volverá a revalidar. Y es que el centrismo no es permanecer callado ante los graves errores del Gobierno".

EL PP MIRA AL FUTURO, "COMO WOODY ALLEN".

Pero Acebes, además de explicar el por qué de la línea de oposición elegida y definir el "centro", dio a sus compañeros instrucciones de futuro. "Woody Allen dijo una vez que le interesaba mucho el futuro porque era el sitio donde iba a pasar el resto de su vida. Al PP le pasa lo mismo. Por eso hemos convocado esta gran Convención: para hablar del futuro de España y de los españoles que, aunque a algunos les pese, es donde vamos a estar y para quedarnos", auguró.

Y frente a esa mirada "de futuro", agregó el secretario general del PP, están los responsables de un presente "incierto, brumoso" y que se empeñan en "mirar hacia atrás para resucitar lo peor de la historia y también para cuestionar lo mejor". "Han practicado una política revisionista y en muchos aspectos retrógrada, que ha perjudicado, sobre todo, a los ciudadanos. A los millones de españoles que, en su mercadeo cotidiano con los nacionalismos, Zapatero ha dejado de lado", remachó.

"Mientras unos se empeñan en pensar y actuar como nietos, mirando por el retrovisor hacia un pasado lejano y convulso, nosotros vamos a trabajar con la vista puesta en la herencia que dejaremos a nuestros hijos, a las generaciones venideras. Eso requiere pensar no sólo en los 10 millones de españoles depositaron su confianza en nosotros, sino en todos los españoles --sentenció--. No nos será difícil. Nosotros no arrastramos nostalgias, ni rencores ni amarguras. No tenemos cuentas pendientes con la historia".

En este contexto, aseveró que al PP le tocará ocuparse de temas como la inmigración, la integración, la globalización, la deslocalización, la búsqueda de fuentes alternativas de energía, del respeto al medio ambiente, la relevancia del español en el mundo o la conciliación de la vida laboral y familiar. "Pero también tendremos que tratar otros problemas que tienen una doble peculiaridad: que sólo se dan en España y que no eran necesarios", alertó.

Esos problemas, según Acebes, los ha causado el presidente del Gobierno y su afán de "dividir y enfrentar". "Una persona que a estas alturas, en pleno siglo XXI, se hace llamar 'rojo' y compara la muerte de su abuelo en la guerra con el drama sufrido por las víctimas del terrorismo es algo más que un frívolo. Zapatero actúa cegado por prejuicios ideológicos y por el resentimiento hacia todo lo que es y representa el PP. Es lo que define su política y explica sus alianzas", enfatizó.

Tras acusar al actual jefe del Ejecutivo de gobernar "sólo para los suyos", acusó de faltar "a la verdad" a aquellos que dicen que el PP se autoexcluye del consenso, puesto que ofreció "pactos serios" a Zapatero y recibió a cambio el 'Pacto de Tinell', esto es, un acuerdo firmado en Cataluña que impide cualquier posibilidad de acuerdo con los 'populares'. Leyó parte de ese pacto en voz alta y pidió que fuera difundido por toda España. "¿Quién puede seguir acusándonos de buena fe a nosotros de no querer pactar nada con el PSOE?", preguntó.

ENTENDER EL CONTEXTO DE OPOSICION.

"Consideran que esa es la fórmula mágica par aislar al PP, para echarnos de la vida pública, para impedir la sana alternancia democrática en España. Así de sencillo y de tremendo. Si os digo esto, no es para alarmaros ni para fomentar un victimismo inútil. Es para entender es para que entendáis el contexto en el que hemos ejercido y hemos de ejercer la oposición", determinó.

Acebes dijo ser consciente de que perder el Gobierno es "complicado", sobre todo cuando la derrota electoral es "inesperada" y coincide con un cambio de liderazgo y una campaña "feroz" de "acoso y derribo dirigida" desde el Ejecutivo. "Han arrojado sobre nosotros toneladas de mentiras e insultos. Nos han llamado asesinos. Nos han querido identificar con la extrema derecha y el golpismo. Han intentando dividirnos. Han llegado a detener a dos de nuestros militantes por acudir a apoyar a las víctimas del terrorismo y cuando nos hemos defendido, nos han acusado de crispar y provocar", resaltó.

"Querían que dudáramos de nuestras razones; que interiorizáramos esas culpas que injustamente nos imputan; que entrásemos en crisis. Querían que el liderazgo de Rajoy fuera cuestionado; que repudiásemos nuestro pasado, que nos avergonzásemos de nosotros mismos. En definitiva, que perdiésemos toda esperanza de volver a gobernar y que aceptásemos sumisos el papel de permanente oposición en la que han llamado Segunda Transición y que pretenden llevar a cabo de espaldas a los españoles. Hasta ahora, no lo han conseguido", expresó.

Finamente, dio las gracias al partido por su movilización, por haber logrado casi tres millones de firmas en la campaña del referéndum y por trabajar para que Mariano Rajoy pueda ser el próximo presidente del país, además de recordar a los compañeros de partido que han perdido su vida en el camino. Terminó su discurso con una directriz para el plenario: "¡A trabajar!".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies