La comisión judicial encabezada por el juez Pedraz parte a Irak para reconstruir los hechos

Actualizado 26/01/2011 14:05:13 CET

En la delegación se integran los abogados de la familia Couso y cuatro periodistas aunque no acudirá ningún fiscal

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

La comisión judicial encabezada por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que investiga la muerte del cámara español de Telecinco José Couso ha partido este miércoles hacia Bagdad (Irak), al objeto de inspeccionar el terreno y realizar una reconstrucción en el lugar de los hechos, informó la acusación popular, que ejerce la familia del reportero fallecido.

La delegación que dirige el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, Santiago Pedraz, está integrada por una secretraria judicial, los abogados de la familia Couso y cuatro periodistas que se encontraban en el hotel Palestina de Bagdad junto a Couso el 8 de abril de 2003, cuando éste fue atacado. Sin embargo, no acudirá ningún representante de la Fiscalía porque las autoridades iraquíes no dieron su autorización hasta esta misma semana, según fuentes jurídicas.

A juicio de los redactores --Jon Sistiaga, Olga Rodríguez, Jesús Quiñonero y Carlos Hernandez--, la actuación de Pedraz hace que hoy sea "un día histórico para quienes creemos que la justicia no tiene fronteras, para quienes creemos en los derechos humanos, la libertad de expresión y también para quienes creemos que, ni siquiera en la guerra, vale todo".

"También en la guerra hay normas. Si se viola a una mujer, se asesina civiles, se ataca un hospital o se asesina adrede a periodistas, los culpables deben ser perseguidos y castigados", agregan.

Los componentes de la comisión judicial realizarán el viernes la reconstrucción de los hechos en el Hotel Palestina y el puente de Al Jumurija desde el que se produjo el disparo que, según la investigación, provino de un tanque del Ejército de Estados Unidos.

AUTORIZACIÓN DE IRAK

El viaje de Pedraz se produce después de que las autoridades iraquíes le autorizaran de forma oficial el desplazamiento y comunicaran a la directora general de Cooperación Jurídica Internacional, Aurora Mejía, que el juez iraquí Shibad Ahmed acompañará a la delegación española en su recorrido por la capital iraquí.

El Ministerio de Justicia trasladó a mediados de enero al juez su "altísima preocupación" ante la falta de seguridad en la que podía desarrollarse el viaje. Entonces el Ministerio informaba al juez de los riesgos de seguridad que presentaba "toda vez que no existe un compromiso de colaboración por parte de las autoridades iraquíes y no se disponen de medios propios en aquel país para garantizar la seguridad personal de las 17 o 18 personas que finalmente van a constituir la delegación".

La Fiscalía declinó acompañar al magistrado encargado de la investigación sobre la muerte del operador y explicó su decisión en un escrito en el que aludía a la falta de autorización formal de Irak al desplazamiento que lo convertía en "inviable legalmente". Ahora, Pedraz traslada al Ministerio Público que sí cuenta con la prestación de auxilio judicial, "presupuesto que la Fiscalía estimaba no cumplido.

DETENCIÓN DE TRES MILITARES

En julio de 2010 Pedraz reabrió por segunda vez la causa por orden del Tribunal Supremo y ordenó la busca y captura del teniente coronel Philip de Camp, el capitán Philip Wolford y el sargento Thomas Gibson, todos ellos de nacionalidad estadounidense, por un delito contra la comunidad internacional, en concurso con un delito de homicidio.

El juez español, que tiene previsto viajar a Bagdad próximamente al frente de una comisión judicial para hacer una reconstrucción en el lugar de los hechos, investiga, en concreto, el "ataque a población civil con la causación de la muerte del señor Couso y el acto o amenazas de violencia con la finalidad de aterrorizar a la población civil o los periodistas".

Según sus resoluciones judiciales, De Camp fue la persona que "dio la orden directa de disparar" contra el hotel Palestina a pesar de que sabía se encontraba en una zona civil y era ocupado por periodistas. Wolford, por su parte, transmitió la orden y Gibson fue "quien materialmente efectuó el disparo" que mató a Couso y a Prtosyuk y provocó heridas graves a otros tres reporteros.

En julio pasado Pedraz pidió a la Comisaría General de Información, al Servicio de Información de la Guardia Civil y al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que practicaran "las gestiones oportunas" para averiguar el paradero de los tres militares. Sin embargo, Interpol no ha tramitado todavía estas peticiones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies