CPFF.- CiU exige al Estado también un plan de ajuste tras el "obligado" a Cataluña

Jordi Turull, Ciu
EUROPA PRESS
Actualizado 18/05/2012 16:45:30 CET

BARCELONA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de CiU en el Parlamento catalán, Jordi Turull, exige al Estado qué impulse su propio plan de ajuste tras "obligar" a Cataluña y al resto de comunidades a modificar sus cuentas para cumplir con el déficit, planes que se aprobaron en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera de este jueves, a excepción de Asturias.

En rueda de prensa en la cámara catalana, ha instado al Gobierno a ajustar en departamentos como el de Presidencia y Defensa, a rebajar el sueldo de los funcionarios y a eliminar duplicidades en ámbitos competenciales que están en manos de las autonomías.

"Queremos ver los sacrificios, ajustes y reducciones en el gasto propio del Estado, porque hasta ahora los sacrificios sólo se han concentrado en los otros", ha expuesto Turull, quien ha negado que el aval del Gobierno a la tercera oleada de recortes de la Generalitat sea una intervención de facto, como reivindican desde ERC.

También ha aprovechado para cargar contra Andalucía al destacar que sus dirigentes criticaron antes de sus elecciones los ajustes de la Generalitat, y ahora se ven forzados a hacer lo mismo: "Los socialistas y comunistas dijeron que las izquierdas lo harían diferente. Y ahora tocan el sueldo de funcionarios y veremos cómo concretan algunas propuestas estrella que proponen".

Sobre el reconocimiento del Gobierno de los 211 millones de euros de la liquidación de 2009 de la disposición adicional tercera del Estatut, Turull lo ha interpretado como un gesto conseguido gracias a la "insistencia" de la Generalitat, pero no estarán satisfechos hasta que haya un calendario de pago de este y otros incumplimientos del Estado, como los 759 millones del fondo de competitividad.

Además, ha restado credibilidad a la agencia Moody's, que ha rebajado la calificación crediticia de Cataluña a 'bono basura', al recordar que fue la misma entidad que daba una solvencia absoluta a determinadas entidades financieras que no viven un buen momento.