CSIC suelta 39 tortugas bobas atlánticas de un año para dirimir la viabilidad de la especie en el Mediterráneo

Actualizado 24/10/2007 18:28:34 CET

ALMERÍA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha liberado en aguas del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (Almería) a 39 ejemplares juveniles de tortuga boba ('caretta caretta') criados en semicautividad en El Puerto de Santa María (Cádiz) en una nueva fase del proyecto que dirimirá las posibilidades de reintroducción de esta especie amenazada en el Mediterráneo.

Los individuos, de un año de edad y origen atlántico (Cabo Verde), han sido soltados en dos oleadas en la playa de Las Amoladeras. La primera tuvo lugar ayer con 19 tortugas mientras que otras 20 eran liberadas pasadas las 13.30 horas de hoy.

Según explicó a los periodistas el técnico de la Estación Biológica de Doñana (Sevilla), Carlos Carreras, el comportamiento de los ejemplares pioneros en la incursión en mar abierto fue "bueno" ya que, según subrayó, lograron adentrarse tres kilómetros en apenas dos horas.

Al hilo de esto, destacó que se trata de una liberación controlada ya que cada una de las tortugas bobas lleva incorporado un microchip identificativo mientras que a un número que no precisó se les ha implantado un emisor de ultrasonidos que permite conocer su localización.

Las conclusiones de esta suelta, ensayada desde el pasado día 1 en arenales de Cabo de Gata para obtener datos sobre las habilidades de natación y estabilidad de estos ejemplares juveniles, se darán a conocer en diciembre y servirán para analizar la viabilidad del proyecto de reintroducción financiado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Por otro lado, el CSIC procedió hoy al traslado de las 54 crías nacidas durante el fin de semana de los 80 huevos anidados el pasado día 1 en un arenal virgen de Cabo de Gata hasta el centro de investigación biológica 'El Toruño' del Puerto de Santa María (Cádiz).

El objetivo final es conseguir la migración anual de estas crías, originarias de Cabo Verde, a los arenales de Cabo de Gata para desovar y, de este modo, constituir el germen de la primera comunidad reproductora de la Península Ibérica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies