El presidente uruguayo clausura la XVI Cumbre Iberoamericana tras la aprobación de las declaraciones

Actualizado 05/11/2006 15:56:41 CET

Los líderes iberoamericanos acogen el ofrecimiento de España para que Cádiz albergue la Cumbre de 2012

MONTEVIDEO, 5 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, dio por concluida la XVI Cumbre Iberoamericana de Montevideo (Uruguay) tras la aprobación de las diferentes declaraciones que han consensuado las 22 delegaciones iberoamericanas que asisten a esta reunión desde el pasado viernes.

En la Declaración de Montevideo se reafirma el apoyo a los valores que constituyen el acervo común iberoamericano, con atención especial al derecho al desarrollo y al compromiso con el cumplimiento del os Objetivos del Milenio. Se subraya la adopción del Código Iberoamericano de Buen Gobierno, la creación de la Escuela Iberoamericana de Administración y Políticas, la adopción de la Carta Cultural Iberoamericana y del programa Iberescena, así como la creación del Espacio Iberoamericano de Conocimiento y la puesta en marcha del Plan Iberoamericano de Alfabetización y Educación Básica de personas jóvenes y adultas 2007-2015, con la proclamación de 2007 como Año Iberoamericano de Alfabetización.

Asimismo, se recoge las temáticas de medio ambiente, agua, juventud, países de renta media o lucha contra el hambre y la pobreza, junto con una serie de compromisos asumidos en materia de género y pueblos indígenas. Este documento recoge el apoyo a la iniciativa de la Alianza de Civilizaciones, la determinación de cooperar en el ámbito de la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza, y da la bienvenida a la Exposición Universal de Zaragoza 2008.

Por otro lado, el 'Compromiso de Montevideo' sobre migraciones y desarrollo subraya el rechazo a toda "criminalización" de la migración. "Migrar no es un delito, por lo que los Estados no desarrollarán políticas orientadas a criminalizar al migrante", se indica en el texto que tiene una primera parte expositiva con 24 párrafos y una segunda parte con compromisos específicos.

Este compromiso de los países iberoamericanos recoge el elemento de la responsabilidad de los países de origen, tránsito y destino, y la necesidad de adoptar acuerdos bilaterales, regionales y multilaterales que hagan posible una "gestión ordenada" de los flujos migratorios.

Los socios iberoamericanos se comprometen a garantizar que las políticas migratorias respeten "plenamente" los Derechos Humanos de los inmigrantes "en el marco del ordenamiento jurídico de cada Estado", una fórmula solicitada por España para aceptar el texto final. Además, se hace hincapié en que el establecimiento de políticas y prácticas de seguridad por parte de los Estados "no deberá estigmatizar" a los inmigrantes.

En el punto de las remesas, se subraya que no deben ser catalogados como ayuda oficial al desarrollo puesto que son "flujos financieros privados, de solidaridad familiar, y responden al derecho de todo ser humano de asistir de modo individual al sustento y bienestar de otras personas".

"Este derecho debe ser reconocido y salvaguardado, al igual que el derecho de los destinatarios a recibirlas. Los Estados deben abstenerse de promulgar disposiciones legislativas o adoptar medidas administrativas coercitivas, que puedan obrar en detrimento de este derecho", se añade en el Compromiso de Montevideo.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) durante el año 2005 llegaron a América Latina y el Caribe por este concepto más de 54.000 millones de dólares desde el resto del mundo, y anticipa que para el año 2006 se alcanzarán los 60.000 millones. Estas cifras superan el total combinado de inversión extranjera directa y ayuda exterior para la región.

Según el BID, esa cifra puede incluso ser dos o tres veces más alto, ya que un gran número de transacciones se realizan por medio de canales informales. De este modo, la migración estaría contribuyendo a la reducción de la pobreza a nivel local y nacional, y a una reducción de la vulnerabilidad económica.

Por su parte, un estudio elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el número de inmigrantes latinoamericanos se incrementó notablemente en los últimos años: de 21 millones en 2000, pasaron a 25 millones en 2005, lo que supone el 13% del flujo migratorio mundial. La mayoría elige como destinos Estados Unidos y España, mientras que unos tres millones migran dentro de la región, principalmente a Argentina, Costa Rica y Venezuela.

CÁDIZ, SEDE EN 2012

Igualmente, hay un total de nueve comunicados especiales sobre la lucha contra el terrorismo, la paz en Colombia, el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, la igualdad de género -propuesto por España--, la soberanía en las islas Malvinas, la construcción de un muro en la frontera México-EEUU, la situación de los refugiados, la ampliación del canal de Panamá y la integración energética para el desarrollo sostenido.

Por último, el país anfitrión de la próxima Cumbre será Chile, mientras que El Salvador se ha ofrecido como sede para el año 2008, Argentina para 2010 y España para 2012, concretamente en la ciudad de Cádiz coincidiendo con el 200 aniversario de la Constitución española que se aprobó en este lugar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies