Zapatero otorga al Rey el papel de "impulsor del diálogo" en el conflicto de 'papeleras' de Argentina y Uruguay

Actualizado 05/11/2006 14:54:14 CET

MONTEVIDEO, 5 Nov. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quiso aclarar esta mañana que el papel del Rey Juan Carlos como facilitador en el conflicto de las 'papeleras' entre Uruguay y Argentina se tiene que ver como el de "impulsor del diálogo" con estos dos países sudamericanos.

"El papel del Rey es de impulsor del diálogo. Lo digo porque facilitador y mediador son conceptos en el ámbito derecho internacional un poco más ajustado. Es un impulsor querido y respetado por ambas partes, lo cual es un buen principio para poder llegar a un acuerdo sobre esta cuestión", hizo hincapié en rueda de prensa.

Zapatero indicó que España ha estado "siempre" interesada en que el conflicto que se ha venido dando entre Uruguay y Argentina "se encauzara" y por ello en esta Cumbre Iberoamericana se ha dado "un paso más" que ha sido acogido "muy bien acogido" por Argentina y Uruguay.

"Es hacer una tarea para facilitar el diálogo y buscar una solución y además lo va a hacer Su Majestad el Rey, por supuesto, con todo el respaldo del Gobierno español. El Rey de España tiene una especialísima vinculación con la Comunidad Iberoamericana. Es notable en las Cumbres y además también tiene una referencia singular en la Constitución española y como bien conocemos, siempre está dispuesta a ayudar y si es ayudar a dos países de la Comunidad Iberoamericana, mucho más", aseveró.

El jefe del Ejecutivo se mostró confiado en que esta tarea nueva para el monarca concluya "con éxito" y consideró que sería "enormemente positivo" para Argentina y Uruguay que encontrasen "en un tiempo razonable" una solución para poner fin a este conflicto.

Además, subrayó que el "prestigio" del Rey es lo que "precisamente" motiva a que sea una persona que pueda contribuir a ese acuerdo y dio por seguro que habrá distintas reuniones en el futuro. "Es el momento de dejar que empiecen las cosas a rodar, que empiecen a planificarse las reuniones y contactos y que actuemos con prudencia cuando es un conflicto difícil entre Uruguay y Argentina, que ha tensionado mucho las relaciones y que por supuesto España, el jefe del Estado, desea contribuir con su capacidad a poner fin", apuntó.

Respecto a las relaciones bilaterales entre Madrid y Buenos Aires tras el acuerdo de ayer sobre la cancelación de la deuda argentina de 960 millones de dólares con España, Zapatero consideró que se ha avanzado "de manera muy positiva" en los últimos tiempos y que aún quedan algunas cuestiones pendientes por resolver, aunque precisó que la voluntad de ambos países es que "en un breve período de tiempo" se consume un acuerdo "definitivo", teniendo en cuenta las reglas del Club de París y que la deuda pueda estar saldada antes de 2012.

"Existe una posición común muy avanzada y que seguramente antes de fin de año podamos concluir con el oportuno acuerdo con todos los detalles explicitados", concluyó el presidente del Gobierno sobre la deuda argentina con España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies