Dastis y el director del Programa Mundial de Alimentos abordan la acción humanitaria en conflictos como el de Siria

Publicado 07/03/2018 22:54:33CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, y el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, han abordado este miércoles los principales conflictos que amenazan la seguridad colectiva y que urgen una acción humanitaria urgente como las crisis en Siria, Yemen o el continente africano y, particularmente, el Sahel.

Durante un encuentro en Madrid, Dastis y Beasley han departido también sobre los diferentes ámbitos de cooperación entre España y el organismo, como la asistencia humanitaria a los refugiados saharauis, y han intercambiado impresiones sobre la identificación de áreas de interés común para trabajar conjuntamente dentro del Marco de Asociación Estratégica que España y el PMA están negociando.

Asimismo, el titular de Exteriores y el director ejecutivo del PMA han analizado los esfuerzos internacionales en el ámbito de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 para avanzar hacia la seguridad alimentaria y el objetivo 'Hambre cero', en los que España tiene una participación muy activa. Sobre esta cuestión, ambos han coincidido en el importante papel que debe desempeñar la sociedad civil en esos esfuerzos.

En el marco de la primera visita que realiza a España desde que asumió el cargo el año pasado, el director ejecutivo del PMA será recibido este jueves en audiencia por el Rey Felipe VI.

Este miércoles Beasley ha mantenido un encuentro en el Congreso de los Diputados con la Mesa y Portavoces de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo y ha participado en un coloquio en 'Casa de América' sobre 'Crisis alimentarias actuales y perspectivas de seguridad alimentaria en 2018'.

España considera al PMA un socio prioritario en las iniciativas en el ámbito humanitario y alberga en Las Palmas una de las seis bases logísticas del Programa. Esta base de Las Palmas se ha convertido en un referente en la respuesta a las distintas crisis alimentarias que ha padecido África Occidental, como fue el caso de la epidemia del virus ébola en 2015, en la que la base española fue crucial para el transporte de alimentos a la zona.