Dastis subraya la irretroactividad de las sanciones penales y Podemos acusa de no querer "abrir el melón" del franquismo

Alfonso Dastis en el Ministerio de Exteriores
EUROPA PRESS
Publicado 06/02/2018 20:11:31CET

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, ha insistido este martes en que, digan lo que digan los Tratados internacionales, en el Derecho español está prohibida "sin excepciones" la aplicación retroactiva de disposiciones penales sancionadoras no favorables.

Dastis ha respondido así, en el pleno del Senado, al senador de Podemos Joan Comorera, que ha reprochado al Gobierno que no inicie la adhesión de España a la Convención de la ONU de 1968 que establece la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. El ministro ha aclarado que "hay serias dudas sobre la constitucionalidad de algunos preceptos", precisamente por la retroactividad.

El senador considera que lo problemático no es adherirse a la convención, sino la "aplicación retroactiva de la misma", por lo que pueda suponer de "abrir el melón de investigar crímenes de lesa humanidad cometidos en la guerra civil y en la dictadura" de Francisco Franco.

Comorera ha defendido que es Convención no es para poner en marcha "cadenas perpetuas ni prisiones permanentes" --ha dicho en alusión a la moción que el PP someterá a debate mañana--, pero que, pasados 40 años desde el fin de la dictadura, pueden abordarse sus crímenes. "Y si hay que modificar la Constitución lo hacemos, ya lo hicieron ustedes", ha dicho.

De hecho, ha instado al Gobierno a seguir el ejemplo de Argentina al anular las 'leyes de punto final', y le ha preguntado al ministro si le parece positivo que gracias a eso se hayan podido enjuiciar los vuelos de la muerte.

Dastis no ha respondido a esa pregunta pero sí ha incidido en que la irretroactividad de la responsabilidad penal es "la piedra de toque del sistema penal moderno".

Además, ha dejado claro que el Gobierno no piensa adherirse a esa convención al decir que aportaría "poco" a lo que considera un instrumento clave para combatir los crímenes más atroces, que es el Estatuto del Tribunal Penal Internacional.

En la misma línea, ha alegado que ningún país del entorno de España se ha adherido a ella y que "podría no encajar" en el ordenamiento jurídico español, precisamente por la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables.

Dastis ha subrayado el compromiso de España en la lucha contra los "crímenes atroces", utilizando como "instrumento clave" el Estatuto de Roma que dio origen al TPI. Por eso, ha avanzado que en su trienio como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (2018-2020), trabajará por universalizarlo y por la cooperación con el tribunal para hacerlo más eficaz.

El ministro ha explicado que la imprescriptibilidad de esos crímenes se introdujo en una reforma que entró en vigor en 2004, de manera que resulta aplicable a los hechos producidos desde esa fecha. De hecho, ha añadido que la jurisprudencia del Tribunal Supremo dicta que aunque los Tratados internacionales hablen de imprescriptibilidad de delitos de lesa humanidad esa exigencia debe interpretarse a futuro y no retroactivamente.