El Diario de Sesiones del Congreso recoge un párrafo en catalán, la primera intervención de Ridao (ERC)

Actualizado 09/04/2008 20:55:05 CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Diario de Sesiones del Congreso correspondiente a la primera jornada del debate de Investidura, publicado hoy y recogido por Europa Press, recoge un párrafo en catalán con las palabras del nuevo portavoz de ERC en la Cámara Baja, Joan Ridao, en su primera intervención en el hemiciclo.

Durante los primeros meses de la anterior legislatura, el entonces presidente del Congreso, Manuel Marín, permitía que se hablara en catalán en el pleno del Congreso siempre que fueran pocas frases y se facilitara la traducción al castellano a los taquígrafos. Después tuvo que prohibir el uso de las lenguas cooficiales tras chocar varias veces con ERC sobre ese tema.

Ahora, el Diario de Sesiones de la Cámara Baja reproduce las palabras en catalán pronunciadas por el portavoz de los republicanos, las primeras que pronuncia en la tribuna de oradores del hemiciclo, aunque sin traducción al castellano, ya que nadie se la facilitó a los taquígrafos.

BONO NO DIJO NADA.

En ese discurso en lengua catalana, Ridao defendió su "derecho" a hablar en este idioma y apostó por que esta legislatura sea la que haga posible el "uso de las distintas lenguas cooficiales en el Parlamento, en nombre de la democracia, en favor de la cultura y en pro de las comunidades nacionales que conviven en el Estado". Tras pronunciar esas palabras en catalán, el diputado republicano continuó su intervención ya en castellano, sin que el presidente del Congreso le diera aviso alguno.

El Reglamento del Congreso de los Diputados, como institución de ámbito estatal, reconoce tan sólo el castellano al ser la única lengua oficial en todo el Estado. El último intento de reforma se encalló precisamente en este asunto, pues mientras el PP no aceptaba cambio alguno, todas las formaciones minoritarias hicieron causa común para exigir que se reconociera el derecho de los diputados a intervenir en su lengua. En medio se quedó el PSOE, que aceptaba la 'doctrina Marín' del uso limitado de las lenguas oficiales.