Defensa del imputado por el crimen de la peluquera de Tavernes (Valencia) pide a la juez pruebas testificales

Actualizado 27/01/2006 17:08:03 CET

VALENCIA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El abogado Oscar W. Pérez, letrado del hombre de 34 años imputado por el crimen de la peluquera de Tavernes de la Valldigna (Valencia), ocurrido el 2 de febrero del pasado año, ha solicitado al juzgado de instrucción número 1 de Sueca que investiga el caso, la práctica de pruebas periciales que puedan concretar el momento en que se agredió a la víctima y la declaración de 28 personas, entre ellas la de una testigo que, meses después del homicidio, afirmó haber reconocido a Cristóbal S. en la escena del crimen.

Cristóbal S. se encuentra en libertad provisional, con fianza y cargos, desde el pasado 10 de noviembre, fecha en la que la jueza instructora tomó esta decisión al haber resultado negativas las pruebas para comparar el ADN de esta persona con una materia orgánica encontrada en el cadáver de Pilar Ramírez.

El cuerpo de la peluquera fue localizado el pasado 2 de febrero, aún con vida, en un camino de la partida de La Humbría de Tavernes, en una zona donde la mujer solía salir a pasear. El 14 de septiembre la Guardia Civil detuvo a Cristóbal S., casado, con dos hijas y ex jefe del marido de la víctima, como sospechoso del crimen.

Su abogado explicó hoy que ha solicitado al juzgado la práctica de una prueba pericial que determine el momento en el que se produjo la agresión de la víctima, cuyo cuerpo fue hallado aún con vida sobre las 18.30 horas del 2 de febrero. El letrado afirmó que por las preguntas de los agentes que intervinieron en el caso, se desprende, porque en el sumario no hay ningún dato, que la agresión se produjo hacia las 16.45 horas.

Sin embargo, señaló que cuestiona este dato porque los niños y el adulto que descubrieron el cuerpo indicaron que cuando lo vieron únicamente había un "pequeño charco" de sangre alrededor de la víctima aunque, a la llegada de la ambulancia que la trasladó al hospital, donde los forenses certificaron la muerte a las 19.45 horas, era ya mucho mayor. Este hecho le hace situar la hora de la agresión en momentos anteriores a las 18.30 horas porque por la herida sufrida --al parecer provocada por una piedra-- no pudo permanecer con vida desde media tarde y sin presentar síntomas de hipotermia.

Por ello, pide que una pericial médica concrete la hora de la agresión. Asimismo, solicita que declaren 28 personas a las que ya se les tomó comparecencia ante los agentes encargados del caso pero que algunos de ellos no han declarado ante la juez con el fin de demostrar la inocencia de su cliente. Entre ellas, pide que vuelva a declarar la mujer que afirmó, cinco meses después del crimen, haber reconocido a Cristóbal S. en la escena del homicidio y la de otras personas que vieron a la víctima paseando y cuya versión cree que contradicen la de la testigo principal.

El abogado también pide una reconstrucción de los hechos por parte de la testigo y que se oficie a una empresa de cítricos, uno de cuyos albaranes, con fecha 1 de febrero, se encontró en la escena del crimen, para que diga qué trabajadores se encontraban por el lugar.

El letrado, que lamentó que según transcurre el tiempo es "más difícil" averiguar la identidad del agresor, aseguró que desde la salida de su cliente de Picassent, el juzgado no ha practicado ninguna prueba ni tampoco la han solicitado ni el ministerio fiscal ni la acusación particular ejercida por el marido de la víctima, que había trabajado anteriormente para Cristóbal S.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies