Delegación del Gobierno dice que espera una respuesta del Ejecutivo canario para hacer la cárcel del sur de Gran Canaria

Actualizado 24/04/2008 17:46:34 CET

La prisión de San Bartolomé de Tirajana posibilitaría el retorno de unos 1.000 canarios que cumplen condena en centros de la Península

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno nacional está esperando una respuesta del Ejecutivo de Canarias para que se firme "definitivamente" el convenio con el que adquirir la parcela sobre la que se construirá el nuevo centro penitenciario previsto en la localidad grancanaria de San Bartolomé de Tirajana, según informó hoy la Delegación del Gobierno en las islas en un comunicado.

Asimismo, aclaró que las obras de la futura cárcel de la localidad grancanaria de San Bartolomé de Tirajana "no han comenzado todavía" a ejecutarse, ya que actualmente lo que se está llevando a cabo son labores de desbroce, de movimiento de tierra y de explanación de la parcela.

Respecto al lugar donde se levantará la prisión, aseguró que el Gobierno de Canarias "ha dado ya su visto bueno". Añadió que incluso los servicios jurídicos de la Administración regional poseen el texto definitivo, acordado "ya por ambas partes", pero que está pendiente "sólo" de las firmas de ambas instituciones para que "quede formalmente constituido" (el mencionado convenio).

De todos modos, tanto la cantidad a desembolsar, por parte del Estado, para adquirir la parcela, así como la superficie que se requiere, "han sido pactadas ya" con el Gobierno de Canarias. Además, se incluyen los cometidos asignados a la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), responsable de la actuación.

Asimismo, en su momento, tanto el Estado como el Ejecutivo regional desecharon la vía de la expropiación. Además, desde el punto de vista urbanístico y medioambiental "están despejadas todas las dudas" de tramitación, según ha resuelto la Secretaría general para la Prevención y el Cambio Climático.

MÁS DE 1.000 CANARIOS EN CENTROS DE LA PENÍNSULA.

Por otro lado, la futura prisión en San Bartolomé de Tirajana posibilitaría que unos 1.000 canarios que actualmente cumplen condena en centros penitenciarios de la península, retornaran a las islas.

El centro penitenciario está incluido en la categoría de Obra Pública de Interés General, planificación que corresponde al Estado. Dicha obra va dirigida, junto con otras actuaciones, a cubrir las necesidades presentes y futuras en materia penitenciaria en Canarias.

En relación a ello, entre los objetivos de la Ley General Penitenciaria está el de evitar el "desarraigo" de los internos durante el cumplimiento de sus penas de privación de libertad.

EMPUJE A LA ECONOMÍA DE SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA.

Por otra parte, la construcción de dicha prisión también supondrá un "revulsivo económico" durante los próximos dos años para el sector de la construcción en Gran Canaria, ya que durante las obras se empleará una media de personal de unas 350 personas, pudiendo llegar en momentos puntuales hasta 700 trabajadores.

Además, una vez finalizada la obra, cuando entre en funcionamiento, servirá de elemento dinamizador para la zona, momento en el que se calculan que habrá unos 600 trabajadores (personal funcionarial, laboral y guardias civiles) en el centro penitenciario.

Asimismo, se prevé que incida "positivamente" en términos económicos, ya que los trabajadores del centro penitenciario se establecerán en las cercanías de su centro de trabajo, "reactivando" la economía local, a lo que se sumarán los proveedores del propio centro y de los servicios que el mismo demande del exterior.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies