Delegada del Gobierno en Valencia condena los objetivos de la cadena humana pero recalca que "no autoriza ni prohíbe"

Paula Sánchez De León
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 20:58:48 CET

VALENCIA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La delegada de Gobierno de la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, ha señalado este viernes que, como ciudadana, valenciana y miembro del proyecto político del PP, "condena los objetivos" de la cadena humana independentista catalana que tendrá lugar el próximo 11 de septiembre y que pasará por Vinaròs (Castellón). No obstante, ha recalcado que esta institución "ni autoriza ni prohíbe porque nadie tenemos capacidad para decidir sobre los derechos fundamentales, como es una manifestación".

Así, en una entrevista a Canal 9, ha explicado que aunque no comparte "ninguno de los planteamientos" de esta manifestación "no tengo otra opción, no es cuestionable, y no es una opción para mí el prohibir o autorizar" esta manifestación. "Desde luego como ciudadana y como valenciana y como responsable político y miembro del proyecto político del Partido Popular no comparto en absoluto ninguno de los planteamientos, ni los objetivos de esta manifestación, de esta concentración y esta convocatoria", ha subrayado.

Pese a ello, ha recordado que Delegación del Gobierno "ni autoriza ni prohíbe", por tanto "lo único que prevé la legislación y así debe producirse, es una comunicación previa para poder ordenar esa manifestación y que no haya alteración del orden público".

En este caso, ha confirmado que sí que se ha producido esa comunicación "en tiempo y forma", por lo que su interés como delegada del Gobierno, es "garantizar que se produzca con la máxima normalidad, con que el resto de ciudadanos puedan transitar por la N-340 o por vías alternativas y no se vulneren sus derechos y por supuesto, evitar alteraciones del orden público".

Para ello, ha asegurado que estarán los agentes del orden público "necesaria para garantizar que no haya ningún altercado" y "facilitar itinerarios alternativos para que la gente pueda transitar con normalidad".

400 METROS DENTRO DE LA COMUNIDAD

En concreto, ha detallado que los organizadores han solicitado ocupar un kilómetro de la carretera que linda entre el territorio de la Comunidad Valenciana y de Cataluña del que "más o menos 400 metros corresponden a la Comunidad".

Además, garantizarán que esa manifestación "se ajuste" al tiempo y al horario, que es de 16.00 a 18.00 de la tarde, que han solicitado. A partir de ese espacio y de ese horario, se asegurarán de que "el resto de ciudadanos que no se vean alterados en su vida cotidiana o en sus recorridos o en lo que tengan que hacer".

Del mismo modo, intentarán que "no se tenga que cortar ninguna carretera" dejando un carril para transitar por la N-340, pero que si no fuera ya posible "desde luego garantizaremos otras carreteras alternativas para poder acceder".