Delegado Gobierno Andalucía dice que los controles "funcionaron" en el caso de los policías de Málaga

 

Delegado Gobierno Andalucía dice que los controles "funcionaron" en el caso de los policías de Málaga

Actualizado 24/07/2006 16:32:42 CET

SEVILLA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, resaltó hoy que "los propios mecanismos del Cuerpo Nacional de Policía han permitido detectar la supuesta situación irregular" descubierta en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga y valoró que "los controles han funcionado. Se ha evidenciado una cierta normalidad en el funcionamiento de la institución y ha sido la propia Policía quien ha puesto los supuestos hechos en conocimiento del poder judicial".

En declaraciones a los periodistas en Sevilla, al término del acto de recibimiento de Garzón al nuevo jefe de la IV Zona de la Guardia Civil, el general Antonio Dichas, el delegado del Gobierno se pronunció así la actuación realizada este fin de semana por la que se detuvo a siete policías nacionales (de los que tres están en prisión y el resto en libertad provisional) por supuestas actividades irregulares realizadas con algunas de las mujeres inmigrantes internas en el conocido como Centro de Capuchinos.

López Garzón, que comentó que siempre hay que "defender la presunción de inocencia", recordó que el procedimiento judicial está en marcha y que la Dirección General de la Policía estudiará ahora, desde el punto de vista administrativo, la actuaciones que podrían proceder cuando se determine lo sucedido.

Preguntado por si los policías que están en la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga) podrían ser trasladados a la de Sevilla II, donde existe un módulo para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, respondió que "no se descarta" dicho traslado, si bien resaltó que es una decisión que compete a Instituciones Penitenciarias.

Sobre la situación de las mujeres inmigrantes internas en el centro en cuestión, el delegado del Gobierno manifestó que cualquier actuación dependerá de la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Málaga, que lleva el caso, pero subrayó que "no se realizará ninguna actuación que pudiera interrumpir la finalización del caso".

La titular de dicho juzgado, Elena Sancho, dictó ayer prisión provisional para tres de los policías nacionales acusados de estas supuestas actividades "irregulares". Otros tres funcionarios, a los que se les imputan los cargos de omisión del deber de impedir delitos, quedaron en libertad provisional con obligación de comparecencia en el juzgado, mientras que para un cuarto, para el jefe del turno, a quien por antigüedad le correspondía ejercer ese puesto y que había quedado en libertad el viernes tras prestar declaración en la Comisaría, el fiscal y la acusación particular pidieron prisión provisional con fianza de 12.000 euros, aunque la jueza decretó, finalmente, libertad provisional, según informaron fuentes judiciales.

A los tres policías encarcelados --dos de la plantilla del Centro de Internamiento de Extranjeros y uno de un radiopatrulla-- se les acusa de agresión sexual, contra la integridad moral y omisión del deber de impedir delitos. En la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga), donde llegaron a primera hora de la mañana de ayer, se encuentran en el módulo de aislamiento dado su carácter de funcionarios, según confirmaron a Europa Press fuentes penitenciarias.

INVESTIGACION DE LOS HECHOS

En las inspecciones de seguridad que se realizan con carácter programado y habitual en el CIE de Málaga, se detectó que en uno de los turnos concretos de trabajo se llevarían a cabo estas presuntas actividades irregulares, como celebrar fiestas nocturnas con internas, que podrían haber llegado a tener relaciones sexuales con los funcionarios, según expusieron desde la Comisaría Provincial.

Esta situación motivó una "exhaustiva" investigación de la Comisaría Provincial de Málaga, en la que, en un primer momento, fueron interrogados y puestos a disposición judicial los citados siete funcionarios de Policía.

Paralelamente, y en coordinación con lo que decida la autoridad judicial competente, la Dirección General de la Policía ya ha iniciado las correspondientes acciones en el ámbito disciplinario, relevando a los policías de sus puestos. Asimismo, se explicó que se decidió el cese del jefe de seguridad de esa unidad policial.

En el conocido como 'Centro de Capuchinos', que depende de la Dirección General de la Policía, se encuentran hombres y mujeres inmigrantes en situación irregular que quedan retenidos a la espera de ser expulsados a sus países de origen. En el caso de no poder ser repatriados, quedan en libertad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies