La demanda de un hombre que fue despedido por baja paternal queda sin efecto por incomparecencia

Actualizado 05/05/2008 17:16:25 CET

HUELVA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

La demanda presentada por un hombre, J.C.R., que presuntamente fue despedido por su empresa tras pedir la baja paternal quedó hoy sin efecto debido a que el demandante no se presentó a la vista oral que tenía previsto celebrarse en el Juzgado de lo Social número 3 de Huelva.

Según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio Público onubense --también personado en la causa--, el hecho de que el demandante no se haya presentado al juicio, que lógicamente no llegó a celebrarse, se entiende jurídicamente como la renuncia a su demanda "porque entienda que ésta no va a prosperar".

Estas mismas fuentes informaron de que este caso ya fue juzgado en su día por el Juzgado de lo Social número 1, que dictó una sentencia en la cual "desestimaba la demanda al entender que no había datos que llevaran a concluir que el despido tuviera relación con la baja por paternidad", un fallo judicial que el demandante recurrió y que todavía no ha sido resuelto por el TSJA.

La demanda que presentó la representación legal del demandante, conductor de una empresa de grúas con sede en el núcleo costero de Mazagón, relata que el día antes de que naciera su hijo --13 de septiembre 2007--, el trabajador J.C.R. llamó a la empresa para comunicarle que iba a hacer uso de su legítimo derecho a disfrutar del permiso de paternidad, como señala la Ley de Igualdad.

Según publicó el rotativo 'Huelva Información', tras la comunicación la empresa no se opuso en ningún momento a que el conductor disfrutara de dicho permiso y, sin embargo, cuando días después --el 28 de septiembre de 2007-- remitió un escrito a su jefe para reincorporarse a su puesto de trabajo y la empresa le contestó que "de momento no procede porque no hay ninguna grúa que pudiera conducir".

Así, y según relató, después de mantenerlo a lo largo de todo un mes sin trabajo y, por tanto, sin cobrar ningún dinero, el propietario de la empresa despidió al solicitante de manera verbal, diciéndole que a partir de ese momento "ya no va a trabajar más para él".

A pesar de que lo había despedido y sin que constara ninguna notificación por escrito, el trabajador recibió dos meses después un burofax de la empresa en el que se le requería para que se incorporara de manera inmediata a su puesto de trabajo, escrito al que le sucedió otro dos semanas después en el que la empresa le advertía que "si no se reincorporaba al día hábil inmediato siguiente, se entenderá que pretende causar baja voluntaria".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies