Desarticulada una red que introducía éxtasis en Tenerife desde Bélgica

Actualizado 02/11/2007 18:27:07 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 2 Nov. (EP/IP) -

Agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional desarticularon la noche del pasado 31 de octubre una red que se dedicaba a introducir comprimidos de éxtasis en Santa Cruz de Tenerife. En total, según anunció el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura, "coincidiendo con la fiesta conocida como la noche de Halloween, el grupo II de la UDYCO de esta capital procedió a la intervención de 190.000 comprimidos de éxtasis".

Además, los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía se incautaron de 700 gramos de cocaína, 2 kilos de sustancia de corte, dos balanzas de precisión digital, una pistola y 150.000 euros en efectivo. La cantidad de dinero intervenida fue uno de los puntos que la policía más destacó.

En la operación fueron detenidas cinco personas, dos de nacionalidad belga, un sueco, un eslovaco y un tinerfeño. La práctica totalidad del alijo y el dinero se intervino en la vivienda de uno de los ciudadanos belgas, en la capital.

La investigación se inició en el mes de febrero del presente año. Ésta fue coordinada por la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Granadilla de Abona. El Cuerpo Nacional de Policía considera a tres de los extranjeros como muy peligrosos, hasta el punto de que en las vigilancias realizadas, con motivo de la entrega de un alijo de 800 dosis de éxtasis, arremetieron contra policías de la Udyco que trataban de abortar la operación y proceder a su detención, atropellando a uno de los agentes y causándole heridas En ese momento, los dos ocupantes del vehículo consiguieron darse a la fuga, aunque luego fueron detenidos en el cordón de seguridad.

Los cinco detenidos no ejercían actividad lícita laboral alguna. Sus vidas se desenvolvían en el mundo de la noche y las discotecas. Con esta operación, la policía da por concluida la Operación Invicta y desarticulado el "modus operandi" de la banda. Aún así, la policía mantiene abiertas las pesquisas y no descarta posibles nuevas detenciones.