Diputada del PP exige que el Diario de Sesiones recoja sus acusaciones a Montilla que Marín ordenó suprimir

 

Diputada del PP exige que el Diario de Sesiones recoja sus acusaciones a Montilla que Marín ordenó suprimir

Actualizado 22/06/2006 21:08:06 CET

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La diputada del PP Dolors Nadal ha dirigido un escrito a la Mesa del Congreso en el que reclama que se haga una nueva edición del Diario de Sesiones de la sesión plenaria de ayer en la que se incluyan las acusaciones que dirigió al ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, y que el presidente de la Cámara Baja, Manuel Marín, ordenó suprimir de las actas.

En concreto, Nadal quiere que el nuevo Diario de Sesiones recoja su comentario en el que acusó a Montilla de "embolsarse mil millones de pesetas" y otro en el que le invitó a irse "con sus compañeros los matones o con quien le diga: sigue así, matón".

En su escrito, la diputada del PP por Barcelona aduce que Marín utilizó "injustificadamente" su facultad para ordenar la supresión de las expresiones que contengan "palabras o conceptos ofensivos al decoro de la Cámara o de sus miembros", puesto que considera que sus críticas a Montilla no pueden interpretarse como tales.

Así, argumenta su acusación sobre los "mil millones" no podía "llevar a nadie a engaño" porque se refería un hecho "objetivo y suficientemente conocido, que ha sido ampliamente difundido por los medios de comunicación" y debatido en la Cámara, como es la condonación de una deuda de 6 millones de euros al PSC por parte de La Caixa.

Nadal recurre a una sentencia del Tribunal Constitucional para sostener que las expresiones que empleó "aparecen como calificaciones de la conducta sobre la que se informa, e íntimamente vinculadas con ella, sin que aparezcan por tanto como exabruptos gratuitos e innecesarios o como epítetos pura y simplemente injuriosos".

EJERCIO SU LIBERTAD DE INFORMACION

Añade, además, que lo que hizo fue evaluar una "actuación concreta" del ministro y no proferir "meros insultos o descalificaciones de su función pública dictadas por un ánimo vejatorio o enemistad pura y simple". Por todo ello concluye que, dado que sus palabras "se referían a hechos veraces o de interés público", es "evidente" que han de enmarcarse en el ejercicio legítimo de la "libertad de información" y que no pueden ser "censuradas" por Marín.

El mismo argumento utiliza para defender que conste en acta su comentario sobre los "compañeros matones" de Montilla, ya que recalca que, según su "valoración personal y fundada", el ministro alentó y justificó los ataques al PP en la campaña del referéndum catalán. "Debe entenderse la referencia a que sus compañeros son los matones, y que por tanto tampoco es un mero insulto dictado por un ánimo vejatorio y desconectado de las actuaciones públicas del señor Montilla", agrega.

En este contexto, reclama que la Mesa del Congreso revise la supresión ordenada por el presidente de forma "injustificada" pues, a su juicio, "no cabe entender que pueda existir un acto del presidente que carezca de impugnación posible ni que ésta deba realizarse directamente en el Tribunal Constitucional".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies