Dos acusados de actos de 'kale borroka' niegan los hechos, aunque uno admite haber sido condenado por pertenecer a ETA

Publicado 09/07/2018 13:55:19CET

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dos acusados de cometer actos de 'kale borroka' en Navarra entre los años 2004 y 2007 han negado este lunes en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional estar implicados en los hechos e incluso han dicho que es falso que estuvieran inmersos en algún grupo de este tipo como Segi, la organización juvenil de ETA sucesora de Jarrai.

José Javier Oses Carrasco e Iñigo Gulina Tirapu, que se han negado a contestar al fiscal y sólo han respondido a las preguntas de sus abogadas, han asegurado ante el tribunal que la razón por la que confesaron los hechos en comisaría fue porque fueron sometidos a malos tratos y amenazas.

Los episodios de 'kale borroka' de los que se acusa a Oses y Gulina van desde quema de cajeros, ataques con cócteles molotov a sedes de partidos políticos y sabotajes en el cableado de líneas de ferrocarril, todo ello en la provincia de Navarra. Los daños causados superan los 42.300 euros.

En concreto, la fiscal acusa a Oses de nueve delitos de daños terroristas por los que pide una condena de 23 años y medio de prisión, mientras que para Gulina solicita 18 años de cárcel también por seis delitos de daños terroristas.

CONDENADO POR PERTENENCIA A ETA

Oses ha manifestado que entre los años 2004 y 2007, cuando tuvieron lugar los hechos de los que se le acusa, no estuvo vinculado a la 'kale borroka', si bien después ha admitido que "con posterioridad" sí fue condenado en Francia por pertenencia a la banda terrorista ETA.

Sobre los actos concretos de violencia callejera por los que está acusado, los ha negado todos. Aunque sobre la mayoría de los días no recuerda exactamente qué estaba haciendo, sí ha afirmado que en dos de ellos no pudo estar donde dice la Fiscalía, ya que, según ha explicado, un día estaba acompañando a su madre en el hospital y el otro estaba regresando de un viaje a Palestina.

Oses ha comentado que se negó a declarar ante la Policía Nacional tras ser detenido, pero después, ante el juez de instrucción de la Audiencia Nacional, aseguró que no tenía nada que ver con los hechos y que los investigadores le habían "obligado a hacer una autoinculpación", pero que no la firmó porque es "inocente".

En cuanto a Gulina, también ha negado su participación en los hechos y ha relatado que fue "golpeado y amenazado" durante su detención policial "hasta perder el conocimiento" con el objetivo de que se "autoinculpara" e "incriminara a otras personas".

Al final, firmó una declaración, pero ha remarcado que lo hizo "porque no podía más", razón por la cual, según su versión, empezó a declarar lo mismo ante el juez instructor, aunque finalmente cambió su versión.

CONOCÍAN AL QUE LUEGO FUE JEFE DE ETA

Tanto Oses como Gulina han admitido que conocen a David Urdin Pérez, a quien fuentes de la lucha antiterrorista situaron al frente de las mermadas estructuras de ETA durante aproximadamente medio año, hasta la disolución de la banda el pasado mes de mayo. Ambos han declarado que le conocen "del pueblo", de Burlada (Navarra); sin embargo, han querido dejar claro que "nunca" prepararon con él ningún acto de 'kale borroka' o similar.

Durante la sesión del juicio de este lunes, ha declarado también el instructor policial que elaboró el atestado de la detención, según el cual Gulina confesó los hechos en comisaría "en presencia de su letrado de oficio, de forma libre y espontánea", y que estuvo "asistido por el médico forense".

Según su versión, el acusado no le dijo, durante la detención en dependencias policiales, que estuviese siendo sometido a malos tratos por parte de los investigadores y que no tenía signos físicos o lesiones que así lo corroboraran.

Contador