EA inicia su Congreso con reproches al "juego sucio" de los críticos y confiando en superar los "duros reveses"

Actualizado 20/06/2009 14:10:40 CET

Amezketa condena el asesinato de Puelles y confía en que el partido "siga siendo fundamental para la construcción de Euskal Herria"

VITORIA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de EA, Koldo Amezketa, abrió hoy el Congreso extraordinario de su partido con duros reproches al "juego sucio" del sector crítico que ha abandonado Eusko Alkartasuna para integrarse en el nuevo partido Alkarbide. Además, confió en que este encuentro sirva para superar "los duros reveses" de los últimos tiempos y conseguir que EA "siga siendo un instrumento fundamental para la construcción de Euskal Herria".

Eusko Alkartasuna celebra entre hoy y mañana en Vitoria su Congreso extraordinario, en el que designará al nuevo líder del partido, que previsiblemente será Pello Urizar, y se fijará la estrategia que seguirá la formación en el futuro, así como los cambios en la estructura del partido. El Congreso fue convocado después de que Unai Ziarreta abandonara el cargo de presidente tras los malos resultados de las elecciones autonómicas de marzo.

En el encuentro participan alrededor de 456 compromisarios, que han presentado un total de 550 enmiendas, de las que un tercio corresponden a la ponencia política y el resto a los estatutos. Respecto a la primera, plantea entre sus contenidos una apuesta por la concentración de las fuerzas políticas y sociales de carácter abertzale, lo que se ha dado en llamar 'polo soberanista'. En la ponencia de estatutos se propone el cambio de la figura del presidente por la del secretario general.

Amezketa inició su discurso con una condena del asesinato del inspector del Cuerpo Nacional de Policía Eduardo Puelles, fallecido ayer en un atentado con bomba lapa en Arrigorriaga (Vizcaya), tras la que se guardó un minuto de silencio. Los asistentes al Congreso se concentrarán además a las doce del mediodía en repulsa por esta acción terrorista.

El vicepresidente de EA dedicó buena parte de su intervención a reprochar la forma de actuar de la corriente crítica liderada por el ex responsable de EA en Guipúzcoa, Iñaki Galdos, escindida del partido en las últimas semanas para pasar a integrar la nueva formación Alkarbide. Amezketa censuró las "insidias" que ha recibido la dirección de Eusko Alkartasuna y aseguró que el sector encabezado por Galdos ha estado preparando este paso durante "muchos meses".

CONFIANZA PERDIDA

A su juicio, la actitud que ha mantenido dicha corriente a lo largo de los últimos años, a la que acusó de haber sido "incapaz de respetar las decisiones mayoritarias" y de haber llevado las "disputas" a los medios de comunicación, ha acarreado "consecuencias negativas a la formación", la más grave la pérdida de confianza por parte de la sociedad.

"La gente se pregunta, al pedirle el voto, ¿cómo voy a votarles si ni siquiera se fían entre ellos?", explicó. "Esa falta de confianza se ha traducido en una pérdida de respaldo en las sucesivas elecciones", indicó, para precisar a continuación que ésa no ha sido la única razón de la pérdida de votos sufrida por su partido.

Amezketa criticó que los integrantes de Alkarbide hayan reprochado a los responsables de EA la "pérdida de los principios fundacionales o la connivencia con quienes no respetan los derechos humanos", con el fin de justificar la escisión. Estas acusaciones, según dijo, son "falsas". "No sé si cabe más hipocresía, más juego sucio", denunció.

IZQUIERDA ABERTZALE Y HUELGA

El vicepresidente de EA también se refirió a la decisión de su partido de apoyar la huelga general del pasado 21 de mayo, a pesar de que fue convocada cuando la propia Eusko Alkartasuna estaba aún al frente del Departamento de Empleo del anterior Gobierno vasco. Amezketa lamentó que se haya afirmado que su partido apoyó el paro "atendiendo a una exigencia de la izquierda abertzale", algo que calificó de "absolutamente falso". "Pudimos equivocarnos, pero la decisión la tomamos nosotros", aseguró.

Respecto al Congreso, confió en que contribuya a "terminar de superar los reveses de los últimos tiempos" y a conseguir que EA "siga siendo un instrumento fundamental para la construcción de Euskal Herria". Asimismo, manifestó que la línea que adopte este partido en el futuro seguirá guiándose por "el escrupuloso respeto de los derechos humanos y el rechazo a todo tipo de violencia".