Zapatero asegura que la Ley de Suelo luchará "radicalmente" contra la corrupción urbanística

Actualizado 10/05/2007 13:35:36 CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que la Ley de Suelo luchará "radicalmente" contra la corrupción urbanística y la especulación, y otorgó un papel "transcendental" en su aplicación a las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

Durante su intervención a petición propia en el debate final de la Ley de Suelo en el pleno del Congreso de los Diputados, Zapatero aseguró que "van a cambiar las condiciones" en las que hasta ahora se ha desarrollado el urbanismo en España, aunque precisó que "en esta actividad los rumbos equivocados o los errores difícilmente tienen vuelta atrás".

Además, precisó que la norma está llamada a "frenar la espiral de precios desorbitados de la vivienda vivida en los últimos años, aún cuando empieza a ralentizarse su crecimiento".

El presidente del Gobierno, que destacó la "clara mayoría parlamentaria" con la que el texto cerrará hoy su tramitación en las Cortes, resumió la filosofía de la norma explicando que corregirá "una etapa de decrecimiento de la VPO, la anomalía de las viviendas desocupadas, conducirá el aumento del suelo urbanizado, preservará el patrimonio paisajístico y medioambiental, y plantará cara a la corrupción, cumpliendo con el sentido social del urbanismo y del suelo".

Zapatero centró buena parte de su discurso en las medidas incluidas en la Ley de Suelo encaminadas a luchar contra la especulación y la corrupción urbanística. Así, subrayó que supone un refuerzo de la transparencia y el control, "que son la primera garantía para la limpieza de la actuación en el ámbito público".

En este sentido, Zapatero precisó que la ley "permitirá saber a quienes benefician las decisiones que se toman en los ayuntamientos, y otorgará más competencias decisorias a los plenos municipales".

Más aún, aseguró que la ley promueve un urbanismo cívico por cuanto "pondrá fin al principio del todo urbanizable que acaba siendo, el desorden en todo el urbanismo y la mayor tentación para especulación y para las irregularidades urbanísticos". Además, dijo, "mejorará la eficiencia de los mercados de suelo con un nuevo régimen de valoraciones".

El presidente del Gobierno defendió así una ley "a la medida de los ciudadanos" que "integra el legítimo interés particular en el necesario interés general", por cuanto "habla de los ciudadanos y no sólo de los propietarios".

Tras una sonora ovación dedicada a Zapatero del pleno del Congreso, tomó la palabra el diputado 'popular' Eduardo Zaplana, quien solicitó un turno de réplica al entender que el presidente del Gobierno había reabierto el debate, pero le fue denegado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies