Los efectivos de la Guardia Civil en Euskadi han descendido un 16,8% en diez años y los de la Policía Nacional un 7,3%

Guardia Civil recursos vigilancia, desfiles
GUARDIA CIVIL
Publicado 16/01/2018 18:08:36CET

El Gobierno mantiene desplegados a 2.369 guardias civiles, 1.317 policías y 1.481 militares

BILBAO, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los efectivos de la Guardia Civil desplegados en Euskadi han descendido un 16,8% en los últimos diez años, de los 2.849 en 2008 a los 2.369 en 2017, mientras que los integrantes de la Policía Nacional desplegados en el País Vasco suman 1.317 el pasado año, frente a los 1.422 de 2008, lo que supone un descenso del 7,3%, según una respuesta del Gobierno en el Congreso.

El Ejecutivo central indica también que el número de militares destinados a la Comunidad Autónoma Vasca en el año 2011 era de 1.692 y, en la actualidad, es de 1.481. En su respuesta a EH Bildu el Gobierno utiliza datos hasta el 31 de octubre de 2017.

Si se contabiliza desde 2011, año en el que ETA renunció definitivamente a los atentados, la Guardia Civil ha visto mermada su presencia en el País Vasco en 714 efectivos, frente a los 211 de la Policía Nacional, la misma cifra esta última que en las Fuerzas Armadas.

EH Bildu ha denunciado que las Fuerzas de Seguridad del Estado "siguen realizando controles e identificaciones sin justificación alguna", y ha reclamado que el pasado "no sea utilizado como excusa" para mantener la presencia "desmedida" del Estado en Euskadi.

CONTROLES PARA EVITAR DELITOS

En su respuesta, el Gobierno señala que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han realizado "cuantos controles e identificaciones han sido necesarias para proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades, garantizar la seguridad ciudadana, la prevención e investigación de infracciones penales y el cumplimiento de las leyes".

El Ejecutivo indica que "los referidos controles no son sino las medidas que se ponen en práctica de forma esporádica, en lugares y por espacios temporales, puntuales, en ámbitos de actuación generalmente supracomunitarios, y en ejercicio de las funciones que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tienen reconocidas en aplicación del marco regulatorio, cuando se considera necesario ante la comisión de hechos delictivos, para la localización y detención de sus autores, o ante situaciones de riesgo que aconsejan extremar determinadas medidas de prevención".

Por ello, EH Bildu ha solicitado su "retirada total y absoluta", con el objetivo de generar "un escenario en el que todas las competencias en materia de seguridad sean asumidas por las diferentes Policías vasca". "La salida de las FSE es una aspiración de la inmensa mayoría de la sociedad vasca", según la coalición.