EH Bildu plantea que el nuevo estatus reconozca un Poder Judicial Vasco y una Administración de Justicia propia

Foto de archivo de Maddalen Iriarte, de EH Bildu
PARLAMENTO VASCO
Publicado 12/06/2018 12:15:56CET

Propone la articulación confederal "de Euskal Herria", con Navarra y País Vasco francés, y que haya "un cuarto poder social-ciudadano"

VITORIA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

EH Bildu ha elaborado un texto sobre el capítulo de los 'Poderes Públicos Vascos' para incluirlo en un nuevo Estatuto, que pretende ser un compendio de los planteamientos de los diferentes grupos en la ponencia de autogobierno, y que plantea que el nuevo texto estatutario reconozca "un Poder Judicial Vasco" y una Administración de Justicia "con un modelo de organización y planta judicial propios", de conformidad "con la tradición foral y la experiencia autonómica histórica".

Además, propone que las políticas penitenciarias "sean competencia de Euskadi", la institucionalización de "un cuarto poder social-ciudadano", y que haya "una articulación de Euskal Herria", que incluya a Navarra y País Vasco francés, "como modelo confederal".

El documento de la coalición soberanista, al que ha tenido acceso Europa Press, será sometido este miércoles a la consideración de los grupos en la ponencia de autogobierno. Hasta el momento, los textos presentados, como el del Preámbulo y el Título Preliminar, han recabado el consenso únicamente de PNV y EH Bildu.

El texto de la coalición abertzale destaca que en Euskadi habrá tres poderes: el poder legislativo, que se ejercerá mediante el Parlamento Vasco; el Ejecutivo, que será función del Gobierno Vasco y la figura del Lehendakari; y, por último, "se creará y articulará el Poder Judicial Vasco para el desarrollo del poder judicial".

Además, propone "la institucionalización de un cuarto poder social-ciudadano que permita vehiculizar propuestas de la ciudadanía, monitorizar el desempeño institucional y evaluar las políticas públicas" que se impulsen. En este sentido, plantea que será el Parlamento Vasco el encargado de legislar y establecer la configuración y los mecanismos para la articulación del este cuarto poder social y ciudadano.

PODER JUDICIAL

En cuanto al Poder Judicial, señala que "el nuevo estatus político reconocerá el Poder Judicial Vasco, independiente del resto de los poderes públicos, y superará el actual modelo de descentralización de la Administración de Justicia, estableciendo un modelo de organización y planta judicial propio, que culminará en un Tribunal Superior de Justicia Vasco".

De esta forma, contempla la creación del Consejo General del Poder Judicial Vasco, como órgano de gobierno judicial, "de acuerdo al modelo que establezca la Ley del Parlamento Vasco". Desde este Consejo se creará una Escuela Judicial Vasca.

El documento señala que se reconocerá a Euskadi "la capacidad de organizar la Administración de Justicia" en este territorio, "como parte imprescindible de su potestad de autoorganización de conformidad con la tradición foral y la experiencia autonómica histórica".

También plantea que las políticas penitenciarias sean competencia de Euskadi y que se desarrollen en colaboración entre el Departamento de Justicia del Gobierno Vasco y el Poder Judicial Vasco. Además, apunta que la Ertzaintza "será a todos los efectos la Policía Judicial".

"TERRITORIOS DE EUSKAL HERRIA"

El documento contempla que "la articulación institucional y/o funcional entre los territorios de Euskal Herria responderá a un modelo confederal, de modo que cualquier espacio de acción común --institucional y/o competencial-- y será consecuencia de la libre voluntad de la ciudadanía de cada ámbito territorial".

"Y ello sin perjuicio de que, a partir de esa misma voluntad democrática, se puedan acordar marcos jurídico-políticos de corte federal con proyección en toda Euskal Herria", añade.

En este sentido, destaca que "se reconocerá expresamente la voluntad política de configurar la Euro-región Vasca, de acuerdo a un modelo de gobernanza democrático, articulando mecanismos de decisión de abajo arriba en el marco común de decisión conformado" por Euskadi, la Comunidad Foral de Navarra y la Mancomunidad Vasca de Ipar Euskal Herria, "habilitando, para ello, los instrumentos de cooperación territorial definidos dentro de la Política Regional Europea".

PODER POLÍTICO INTERNO

El texto subraya que "el nuevo estatus político partirá del actual modelo de reparto del poder político interno" y corresponderá a una Ley del Parlamento Vasco actualizar el reparto competencial entre las instituciones comunes y los territorios históricos, "de acuerdo al principio de eficacia, descentralización y subsidiariedad y con el objetivo final de lograr profundizar en la democracia, contribuir al buen gobierno y atender las necesidades sociales".

En esta línea, indica que "la organización institucional 'ad intra' estará integrada por los tres niveles institucionales vascos (común, territorial y municipal)".

En este sentido, asegura que el texto articulado "mantendrá el modelo descentralizado de arquitectura institucional esbozado en el Estatuto de Gernika y desarrollado por el ordenamiento jurídico vigente en los términos actuales, con la novedad de que se procederá al reconocimiento y la inclusión, como un nivel institucional más, a los poderes locales y se regularán las plataformas de encuentro que permitan seguir avanzando hacia una comunidad más moderna, sostenible e igualitaria".

EH Bildu señala que las Juntas Generales y las Diputaciones Forales serán las instituciones forales "privativas de cada territorio histórico, formando parte integrante de las instituciones vascas", y gozarán "de plena capacidad de autoorganización, de autonomía financiera, tributaria y presupuestaria", disponiendo de su propia Hacienda.

Además, subraya que el nuevo estatus reconocerá "la autonomía financiera y tributaria de los Territorios Históricos, sin perjuicio de la capacidad de armonización por parte de las instituciones comunes, cuando el interés general lo requiera".

"Las Haciendas Forales realizarán las labores de exacción fiscal y las Juntas Generales adecuarán al territorio las normas fiscales de armonización que emanen del Parlamento Vasco, tal como recoge la propia ley 3/1989 de Armonización, Coordinación y Colaboración Fiscal", apunta.

En este sentido, indica que se arbitrarán "vías para descentralizar el funcionamiento de las Juntas Generales e impulsar la participación ciudadana" través de las comarcas y los valles.

MATERIA TRIBUTARIA

Tras admitir que "existen posturas distintas sobre el alcance de la competencia normativa en materia tributaria ha de poseer el Parlamento Vasco, así como sobre los instrumentos de coordinación interna en materia de políticas públicas y gasto público", considera que "este debate ha de ser abordado, si bien se considera adecuado que el nuevo estatus político parta del actual modelo de reparto del poder político interno". "Corresponderá a una Ley del Parlamento Vasco actualizar el reparto competencial", asegura.

Sobre las instituciones locales, señala que "la competencia sobre régimen local será exclusiva e incondicionada" de Euskadi "y formará parte del contenido de su organización interna".

"El nuevo estatus político configurará a los municipios vascos como verdaderos poderes territoriales vascos, como parte del sistema institucional vasco, con autonomía política, orgánica y financiera, subsanando la omisión actual en el Estatuto vigente", añade, para destacar la necesidad de "profundizar en un nuevo nivel territorial de ámbito comarcal y de valle".

En un anexo, EH Bildu recuerda que Elkarrekin Podemos y el PSE-EE, a diferencia del resto de grupos, plantean la necesidad de abordar el debate sobre la Ley de Territorios Históricos (LTH) en el marco de la ponencia, mientras el PNV y el PP "no se manifiestan al respecto" y la coalición soberanista plantea hacerlo mediante una Ley posterior en el Parlamento Vasco.