Los dirigentes de Batasuna Barrena y Permach declaran el martes como testigos en el 'macrojuicio'

Actualizado 18/06/2006 14:08:28 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El próximo martes comparecerán como testigos en el 'macrojuicio' que sigue la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional contra el supuesto entorno de ETA los dirigentes de Batasuna Pernando Barrena y Joseba Permach, que fueron propuestos por las defensas de los acusados, integrantes de diversas organizaciones 'abertzales' que, según el fiscal Enrique Molina, forman parte de la organización terrorista.

Tanto Permach como Barrena se encuentran procesados en la causa que instruye el juez Central de Instrucción número 5, Fernando Grande-Marlaska, sobre la financiación de ETA a través de las herriko tabernas, controladas por Batasuna.

En el 'macrojuicio' han declarado como testigos, a propuesta del fiscal, los etarras arrepentidos José Manuel Soares Gamboa y José Luis Alvarez Santacristina, 'Txelis'; el que fuera máximo dirigente de la banda entre 1987 y 1992, Francisco Múgica Garmendia, 'Pakito'; el ex dirigente etarra experto en explosivos, José María Arregi Erostarbe, 'Fiti'; y el ex responsable etarra Jesús Arcauz Arana, 'Josu de Mondragón'.

También comparecieron a petición del Ministerio Público el ex jefe de comandos Juan Luis Aguirre Lete, 'Insuntza'; la ex miembro del 'comando Madrid' de ETA y compañera de Juan Carlos Iglesias Chouzas, 'Gadafi', Nagore Múgica; y el colaborador del 'comando Donosti' José María Dorronsoro.

La vista oral comenzó a finales del pasado mes de noviembre contra 59 acusados, aunque ahora, por diversos motivos, son 54, para los que el fiscal pide penas que oscilan entre los 12 años y los 51 por delitos de integración y colaboración con organización terrorista, falsa contabilidad, insolvencia punible, contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social.

Todos ellos, según el Ministerio Público, pertenecían a organizaciones del entramado terrorista como KAS y su sucesora Ekin (a las que considera el brazo político de ETA), el diario Egin y su editora Orain (supuestamente aportaban información a ETA y justificaban la violencia de la banda), Xaki (presunto aparato internacional de los terroristas), y la fundación Joxemi Zumalabe (a la que acusa de coordinar la desobediencia civil según directrices de ETA).