ERC acusa a Mas de "sectarismo" y "prepotencia" y le advierte que recibirá un "correctivo electoral"

Actualizado 14/07/2006 21:08:01 CET

BARCELONA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, respondió hoy al balance catastrófico que el presidente de CiU, Artur Mas, hizo de los tres años de tripartito para advertirle que "si el catastrofismo y la prepotencia" son sus "banderas" en los próximos meses "quizás CiU recibirá un correctivo electoral" el 1-N. Ridao calificó la actitud de Mas de "infantil y sectaria" y consideró que "le inhabilita para gobernar".

Ridao denunció también que el compromiso de Mas de no llegar "acuerdos estables" con el PP para las próximas legislaturas son "un juego de palabras" que "recuerda al argumento utilizado por CiU durante 8 años manteniendo un pacto de hierro con Aznar".

Para Ridao, "la credibilidad de CiU en este terreno está tocada", más aún cuando el presidente del PP de Cataluña, Josep Piqué, "ya ha dicho que está encantado de repetir la experiencia" de gobierno con CiU. Ante esta posibilidad, Ridao consideró que ERC "ha de convertirse en el máximo referente catalanista y progresista que evite que el PP vuelva a condicionar nuevamente la política catalana".

Sobre el balance de gestión del tripartito, Ridao replicó a Mas que "pese a algunos episodios de mala imagen" en general "es bastante positivo" en la gestión y que por lo que respecta al autogobierno "sin el tripartito en el Gobierno y CiU en la oposición no habría sido posible sacudir el debate territorial en el Estado ni obtener un nuevo Estatut, aunque éste sea insuficiente".

"El caracter constituyente de la legislatura y la hostilidad alentada por el PP en media España han sido experiencias que no tienen tanto que ver con la falta de tacto sino con la perspectiva de un tripartito como factor de renovación y de cambio en el modelo de Estado", lo que "contrasta con años de inmovilismo y de 'peix al cove' de Pujol", afirmó Ridao.

Asimismo, pidió "prudencia" a Mas a la hora de hablar de "desgobierno" del tripartito, recordándole que el informe de la Sindicatura de Cuentas sobre la gestión de CiU en la Generalitat en 2003 concluye que la actividad del Gobierno convergente "era opaca y arbitraria" y "que la deuda real llegó a 1.177 millones de euros, cifra récord aun presentando superávit".

"No eso ni algunos episodios de corrupción como el 'caso Turisme' o el 'caso Trabajo' tienen nada que ver con la Arcadia feliz que pinta Mas" de los años de Gobierno de CiU, concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies