Elizardo Sánchez pide al Gobierno español que "no se deje confundir" por las "falsas señales de cambio" en Cuba

Actualizado 23/04/2013 16:09:06 CET

Defiende una "investigación internacional" que esclarezca el accidente en el que murió Payá

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), Elizardo Sánchez, ha pedido este martes al Gobierno de Mariano Rajoy que "no se deje confundir" por las "falsas señales de cambio" que llegan del régimen castrista, ya que persiste la represión y los abusos a los Derechos Humanos.

En un encuentro con la prensa en Madrid, en la que es su primera salida de la isla en once años, Sánchez ha aprovechado para dejar claro que en Cuba "no hay ninguna reforma" sino que lo que se han producido han sido "cambios de poco calado para emitir falsas señales que desgraciadamente han encontrados oídos para escucharlas".

En su opinión con las medidas en el plano económico y la decisión del régimen de autorizar a los cubanos, incluidos los disidentes, a salir con mayor libertad del país, lo que el Gobierno cubano busca es "engañar a la comunidad internacional".

Más en concreto, ha agregado, lo que estaría buscando es alcanzar un "acuerdo preferencial con la UE" algo que, de ocurrir, "sería una mala noticia y algo muy negativo" para el movimiento de defensa de los Derechos Humanos y a favor de la democracia en la isla.

Según Sánchez, un eventual acuerdo con Cuba por parte de la UE supondría una "victoria" para el régimen que le serviría "para financiar aún más su maquinaria represiva". Además, ha añadido, les preocupa que "el Gobierno se salga con la suya" puesto que "no se ha dado una mejora de los Derechos Humanos" sino que su situación "no solo no es pésima sino que ha empeorado por acumulación".

Sin embargo, "no estamos en contra de que se abran canales de diálogo", entre la UE y sus países miembro y el régimen cubano, siempre y cuando dichos canales sirvan para plantear cuestiones como la de los quince expresos políticos liberados que siguen teniendo sobre ellos la "espada de Damocles" de su condena y a los que se prohíbe salir de la isla.

RELACIÓN CON ESPAÑA

En cuanto a la relación de España con Cuba, Sánchez ha considerado que "sería decepcionante que el liderazgo español en su pluralidad se deje confundir por las falsas señales de cambio emitidas por un régimen que es impresentable y casi que infrecuentable".

Esto no quita, ha añadido, que se abran "todos los canales de diálogo que sea posible", pero debe haber "resultados verdaderos, medibles y que el Gobierno de Cuba no trate de pasar gato por liebre y las democracias europeas y latinoamericanas no se dejen pasar gato por liebre".

Sánchez se reunió ayer por la tarde con el secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica, Jesús Gracia, así como con el expresidente del Gobierno y presidente de FAES, José María Aznar.

Durante su estancia en España también confía en entrevistarse con el expresidente Felipe González, como en su anterior visita, pero ve poco probable un encuentro con el actual jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, debido a su apretada agenda.

Asimismo, ha manifestado su deseo de poder mantener una reunión con representantes de Izquierda Unida para "transmitirles el testimonio de la realidad en la que vivo", "pero no estoy seguro de alguien de IU quiera recibirme". Según Sánchez, que ha admitido su pasado comunista y su apoyo inicial a la Revolución para luego criticar desde la izquierda al régimen, "la izquierda radical en Europa y América Latina tiene una gran confusión respecto al tema de Cuba".

CASO CARROMERO

En cuanto al caso de Angel Carromero, el miembro de Nuevas Generaciones del PP acusado de la muerte de los disidentes Oswaldo Payá y Harold Cepero en un accidente de tráfico en la isla el pasado verano, el presidente de la CCDHRN ha reiterado que su organización es partidaria de que se lleve a cabo una "investigación internacional" sobre lo ocurrido.

Según Sánchez, la versión de los hechos ofrecida por Carromero ya en España --donde fue extraditado tras ser condenado a cuatro años de cárcel en Cuba-- al 'Washington Post', asegurando que fueron embestidos por un vehículo oficial, "no es suficiente para decir que hay un esclarecimiento de los hechos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies