El embajador de Francia en España pide una respuesta "global" contra el yihadismo

Embajador de Francia en España
UIMP
Actualizado 08/07/2015 18:07:16 CET

"No se reducirá al DAESH más que a largo plazo. Es una guerra que quiere usar del terror para conseguir sus objetivos", ha asegurado

SANTANDER, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Francia en España, Jérôme Bonnafont, ha pedido este miércoles en Santander una respuesta "global y compartida", así como "firme y radical", de toda la comunidad internacional contra el terrorismo yihadista porque "hay que decir claramente que todos los países del mundo pueden verse afectados por el terrorismo yihadista y todos tienen que estar preparados".

Así, ha advertido de que el terrorismo yihadista del Estado Islámico (EI, también conocido como DAESH), liderado por Abu Bakr Al Bahgdadi, es un "ataque contra la democracia y los valores occidentales".

"Se trata de una ofensiva contra nuestra civilización", ha alertado durante su conferencia sobre ciberterrorismo en el encuentro 'Desafíos del terrorismo yihadista', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Bonnafont también ha incidido en que la amenaza yihadista "ya es global" y que tiene dos "protagonistas". En concreto, Al Qaeda y sus ramificaciones y el DAESH, grupo terrorista que ha instaurado el Califato Islámico hace poco más de un año y al que ha calificado como "el grupo más peligroso, especialmente en Oriente Próximo, está conquistando territorios" y tiene unos 40.000 miembros, unos 10.000 de ellos 'foreign fighters' o 'combatientes' europeos.

"Este ejército es a día de hoy el foco que más recluta, sobre todo entre grupos suníes. Nos enfrentamos a una amenaza totalmente inédita, tiene un nivel sin precedentes y por eso Francia ha decidido intervenir fuera de sus fronteras desde que sus valores se vieron atacados", ha destacado Bonnafont, comparando el terrorismo actual del DAESH con el que practicaba Osama Bin Laden como líder de Al Qaeda.

El embajador francés en España, que ha recordado las medidas adoptadas por el primer ministro François Hollande, sobre todo desde los ataques terroristas contra la sede del semanario satírico 'Charlie Hebdo', ha indicado que "nunca antes en su historia reciente, Francia había visto una conexión tal entre la amenaza directa en su propio territorio y la que prolifera fuera de sus fronteras".

Además, Bonnafont ha advertido de que "no se reducirá al DAESH más que a largo plazo" porque "es una guerra que quiere usar del terror para conseguir sus objetivos", pero al mismo tiempo ha proclamado que "no vamos a ceder al terror" de la yihad, que, según ha añadido, "seduce a individuos de distintas religiones".

En este sentido, ha indicado que los atentados de los últimos meses --tanto el que hubo el 7 de enero de 2015 contra la sede del semanario satírico 'Charlie Hebdo', como el del 26 de junio en el que fue decapitado el dueño de una fábrica de gas, así como los de Kuwait o Túnez-- son "el trágico reflejo de esta poder de atracción".

"FRANCIA SEGUIRÁ RECIBIENDO A REFUGIADOS"

Además, ha pedido que se mantenga la ayuda humanitaria a los refugiados procedentes de países como Siria, y de este modo ha asegurado que "Francia seguirá recibiendo a refugiados" de estas zonas, pero ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para colaborar de forma común.

En relación con las amenazas interiores y exteriores, ha concretado que "se han contabilizado unos 1.700 franceses o residentes en Francia implicados en el yihadismo", de los que "400 siguen en Francia, 100 han muerto y 200 están de vuelta" de países como Siria. "Hay incertidumbre sobre la mayoría, hay un número importante que se prepara para luchar por la yihad en la zona del Levante", ha manifestado, poniendo de relieve el "carácter real y grave de esta amenaza".

Preguntado acerca de las acciones de Francia contra las 200 personas que han regresado a Francia, ha dicho que no hay personas suficientes para vigilarlos y que de hacerlo "no sería más una democracia" porque "no se respetaría la libertad" de los ciudadanos.

"La nueva ley da nuevos medios de acción a los servicios de seguridad del Estado para tratar a los que vuelven o quieren salir antes de que lo hagan", ha asegurado, refiriéndose a las últimas medidas legislativas aprobadas por el Gobierno de Hollande.

"Hemos definido con cuidado esta nueva incriminación de manera muy precisa para poder tratar esta cuestión exactamente con dos ideas: prevenir que los que quieren ir vayan y para vigilar y tratar de corregir a los que vuelven. Hemos puesto instrumentos como el control de los pasaportes ,el diálogo de la familia, medidas de represión cuando se deban hacer y medidas sociales", ha relatado.

Bonnafont, además de hacer un recuento de las operaciones y acciones internacionales en las que está presente Francia, así como de las medidas tomadas en su propio territorio, ha remarcado que este "nuevo tipo de terrorismo se nutre de todo tipo de tráfico de armas, drogas y seres humanos", así como de conflictos como el de Libia, Siria y el palestino-israelí. En este sentido, ha destacado que "la estabilización" de esta región depende de "medidas políticas" y que "no podemos aceptar que se estanque el proceso de paz en Oriente Próximo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies