El juez imputa cohecho al inspector y el sargento detenidos aunque les deja en libertad

Operación Emperador
EUROPA PRESS
Actualizado 22/10/2012 16:13:33 CET

Dicta prisión provisional incondicional para el empresario Oriol Mestre por utilizar la red para blanquear capitales

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha imputado un delito de cohecho al inspector de Policía Nacional y al sargento de la Guardia Civil que fueron detenidos en el marco de la 'operación Emperador' contra el blanqueo de capitales, aunque les ha dejado en libertad sin medidas cautelares, según han informado fuentes jurídicas.

El agente Miguel Ángel Gómez Gordo, que era jefe de grupo en la Brigada Provincial de Extranjería de Madrid, ha declarado durante veinte minutos ante el juez y ha abandonado las dependencias de la Audiencia Nacional sin que el juez le haya impuesto la obligación de tener que comparecer en el juzgado más próximo a su domicilio.

No obstante, tanto él como el sargento del instituto armado que fue arrestado en el marco de este operativo han sido imputados por recibir favores de la trama a cambio de haber realizado favores a los integrantes de la supuesta red empresarial china dedicada al blanqueo de capitales, según las citadas fuentes.

Además, ha dictado el ingreso en prisión provisional incondicional del empresario Oriol Mestre, que fue detenido este viernes en La Seu d'Urgell (Lérida) cuando supuestamente quería cruzar la frontera. El juez le imputa indiciariamente un delito de blanqueo de capitales.

La detención del empresario, al que se imputa indiciariamente un delito de blanqueo de capitales, era una de las 110 que fueron ordenadas por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 en el marco de este operativo, en el que se han producido ya un total de 87 detenciones.

UNA CONTABLE Y UN INFORMÁTICO

El magistrado, que ha tomado declaración a los miembros del escalafón más bajo de la trama, también ha dejado en libertad sin medidas cautelares a otros dos trabajadores de las empresas de la trama, un ciudadano español que realizaba tareas de informática y una trabajadora china que se dedicaba a la contabilidad. A ambos se les imputa también un delito de blanqueo de capitales.

Andreu acordó el sábado el ingreso en prisión incondicional para los diez presuntos integrantes de la cúpula de la trama, entre ellos para el presunto cabecilla, el empresario y promotor de arte Gao Ping, que se negó a declarar. Poco antes, fueron citadas su esposa, Lizhen Yang, otro matrimonio, el presunto jefe del aparato de extorsión del trama, Hai Bo, y otros de sus más directos colaboradores.

Según fuentes jurídicas, un total de 87 detenidos han comparecido en sede judicial desde que se inició la operación. De ellos, 48 han ingresado en prisión incondicional, 23 han quedado con fianzas que oscilan entre los 6.000 a los 100.000 euros, y los 16 restantes han salido en libertad, la mayoría con comparecencias.

Entre los detenidos se encuentra el actor porno Ignacio Jordá González, más conocido como Nacho Vidal, que quedó en libertad sin fianza tras ser imputado por un delito de blanqueo de capitales y otro de falsedad por las actividades que habría desarrollado su productora con las sociedades de la trama.

El magistrado también decretó libertad sin fianza y comparecencias periódicas para el dimitido concejal de Seguridad de Fuenlabrada (Madrid), José Borrás (PSOE), que fue detenido por la supuesta concesión de licencias irregulares a los responsables de la red. Se le imputan los delitos de cohecho, tráfico de influencias y malversación de caudales públicos.

A los detenidos se les imputan, indiciariamente, los delitos de integración en organización criminal y blanqueo de capitales, además de otros que pueden variar en función del papel que cumplieran en la trama. Se les acusa de lavar entre 200 y 300 millones de euros al año durante los dos últimos ejercicios.

Según la investigación, la trama contaba con tres métodos para blanquear capitales: sacaban el dinero en bolsas de plástico por tren o carretera, realizaban transferencias de capitales a agencias que ellos mismos creaban y una tercera, utilizada por los españoles, que consistía en ingresar el dinero en cuentas en bancos chinos o paraísos fiscales y recibir su importe en metálico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies