Empleado de Correa dice que el uso de tarjetas por Jordán impidió pagar nóminas

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Empleado de Correa dice que el uso de tarjetas por Jordán impidió pagar nóminas

Publicado 25/11/2016 12:17:19CET

Gastó 400.000 euros en bolsos de lujo pero ella lo explicó como sobresueldo

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Javier Nombela, uno de los encargados de facturar en las cuatro empresas del Grupo Pozuelo, cuyo propietario era Francisco Correa, ha arremetido este viernes ante el tribunal encargado de juzgar la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) contra la administradora de alguna de estas sociedades, Isabel Jordán, al afirmar que tenía dos tarjetas de crédito con cargo a las mismas sin que el empresario y su 'número dos', Pablo Crespo, supiesen de su existencia. Además, ha afirmado que por sus gastos estuvieron a punto de no poder pagar las nóminas de los trabajadores.

Así lo ha dicho durante la sesión de este viernes, en la que continúa contestando las preguntas de la fiscal Concepción Nicolás, donde ha querido aprovechar para explicar cómo Jordán conoció la carpeta roja denominada 'Facturas Especiales' que contenía la facturación de trabajos no realizados.

La administradora insinúo durante su declaración que la trama Gürtel elaboraba facturas falsas con el fin de hacer constar "menos beneficios" a efectos fiscales y que se enteró de ello cuando Nombela se la mostró, en septiembre de 2007.

Nombela ha relatado que en 2006 el empresario se reunió con él para pedirle explicaciones de por qué Jordán se podía permitir el "tren de vida que llevaba". Según ha dicho, Correa le tachó a él de "caprichoso" y le culpó de que Jordán tuviese coches de alta gama como un Range Rover.

Jordán explicó ante el juez que en 2006 cambió su coche, de la marca Peugeot, a otro más "representativo" porque sus superiores le dijeron que lo cambiase "inmediatamente" porque "era de funcionario".

CORREA Y CRESPO SORPRENDIDOS POR LAS TARJETAS DE JORDÁN

El empleado les comentó que no sabía cómo era posible que tuviese ese nivel de vida, pero les comentó que podía ser a causa de las dos tarjetas de crédito de la empresa, algo que, al parecer, sorprendió a Crespo y Correa al no tener conocimiento de dichos plásticos.

El encargado de la facturación y gestión financiera de Correa, ha enfatizado que le extrañó que los socios no supieran de estas tarjetas, ya que Jordán llevaba haciendo uso de ellas desde dos años anteriores. "Ha habido veces que hemos tenido dificultades para pagar nóminas" debido a los gastos de la administradora según ha dicho.

Por su parte, el presunto 'cabecilla' de la red afirmó durante su declaración que perdió la confianza en la exdirectiva de Easy Concept tras descubrir que gastó con tarjetas de la empresa cerca de 400.000 euros en apenas tres meses, comprando en boutiques de lujo como Loewe, Chanel y Louis Vuitton. Sin embargo, Jordán afirmó que los gastos personales que cargó se debían a un suplemento de su nómina y que Crespo estaba al corriente de dichos dispendios.

Nombela ha continuado su relato contando que al día siguiente cuando llegó a la oficina encontró un correo electrónico que decía: "Los accidentes pasan más común de lo que puedas imaginar. Ten cuidado a quién involucras", algo que denunció en la comisaría de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

El que fue contratado para ayudar a Jordán en la organización de eventos --tal y como dijo el acusado el acusado durante la jornada de este jueves-- ha afirmado que unos días después de todo esto, la "jefa" le pidió una copia de los discos duros de los ordenadores de la empresa, cogió la carpeta de 'Facturas Especiales' y "mucha documentación" y dejó de trabajar con Correa.

FACTURAS QUE SE PAGARON DESPUÉS

Durante esta declaración, Nombela ha afirmado que Crespo le ordenó, a partir de 2006, que guardase aparte una serie de facturas para pagarlas posteriormente. "Pero se contabilizaron igual como las demás y se declararon como las demás", ha añadido.

Ha apuntado que, aunque no recuerda cuáles eran los conceptos de estas facturas, cree que eran relativas a eventos y que no sabe porqué le encargaron a él esta tarea. En esta línea, ha asegurado que Jordán tenía "perfecto conocimiento" de este método y que así se ha podido comprobar en una de las conversaciones grabadas por el denunciante de la trama, José Luis Peñas, que se ha reproducido durante la vista oral.

CONTRATOS CON LA COMUNIDAD DE MADRID

Por otro lado, preguntado por los actos que se contrató con las empresas de Correa durante los años 2007 y 2008, cuando el también acusado Alberto López Viejo era concejal de Deportes de la Comunidad de Madrid, ha afirmado que conoció durante la comparecencia de Jordán, que ella siguió trabajando con el empresario, aunque oficialmente se había producido su marcha.

"Ha sido muy sorprendente pero muy clarificador por que cuando se marchó Jordán de la empresa fue una época muy violenta pero luego se calmó. Ahora lo entiendes. Siguió trabajando y el otro día me enteré que estaba facturando con la Comunidad de Madrid cuatrocientos y pico mil euros".

En esta línea, ha constatado que no sólo las consejerías que coordinaban López Viejo o Carlos Clemente --exviceconsejero de Inmigración y Coordinación-- contrataban los servicios del 'grupo Correa': "Todas lo hacían", ha añadido. Asimismo, ha negado que el encargado del área de Inmigración de la Comunidad de no le encargaba a él "directamente" los eventos.

Nombela ha dicho que no tiene constancia que se le haya entregado ningún dinero a Clemente, aunque en el documento en formato Excel nombrado como 'Cuenta Clementina', que obra en el sumario de la causa, aparezcan conceptos como "Entrega sobre" o "Pago Caja B'. Del mismo modo, ha vuelto a insistir en que no tiene conocimiento de ningún pago de comisiones a López Viejo por los actos encargados, que según aparece en el escrito de acusación de la Fiscalía, se contabilizaba en las hojas de coste con el concepto "varios".

De este modo, ha achacado a Jordán que si había un incremento en alguna de las facturas se debía a si a la administradora le parecía "mucho o poco". Así lo ha dicho cuando la fiscal le ha preguntado por una incremento de 300 euros en una de las facturas: "En la columna de costes se ponían los costes reales, no tenía que ser el precio final, pero Jordán luego facturaba el precio que ella creía", ha apostillado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies