ERC afirma que Zapatero "tiene que decidir si hay o no margen para la negociación bilateral"

Actualizado 25/01/2006 18:14:50 CET

BARCELONA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario de ERC y coordinador de las negociaciones, Joan Ridao, explicó que es el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "quien tiene que decidir si hay o no margen para la negociación bilateral con ERC" y anunció que, en el caso que la respuesta sea negativa, ERC "continuará defendiendo en la ponencia el texto aprobado en el Parlament de Catalunya". En cualquier caso, parece descartado que la reunión de esta tarde entre Zapatero y Josep Lluís Carod-Rovira y Joan Puigcercós tenga como resultado la foto de un acuerdo.

Para Ridao, el PSOE "no ha hecho demasiado" para llegar a un acuerdo antes de empezar el trámite parlamentario oficial y lamentó que se conduzca a ERC a intentar avances en una mesa de trabajo en la que también está presente el PP, lo que dificulta aún más cualquier acuerdo. No obstante, insistió en que ERC no estará de "brazos cruzados" en la ponencia y trabajará por lograr mejoras en el texto pactado entre PSOE y CiU.

Admitió que la situación es "delicada y compleja" y, aunque recordó que "ya es seguro que habrá Estatut", "no nos resignamos" a aceptar el contenido pactado y "trabajaremos hasta el final" en el trámite parlamentario antes de que los órganos de dirección del partido fijen el voto definitivo de ERC.

ERC se resigna a intentar incorporar algún avance en el futuro Estatut durante la negociación del texto en el seno de la ponencia de la Comisión Constitucional del Congreso si Zapatero, se niega esta tarde a mover ficha y aceptar alguno de los planteamientos que los republicanos presentarán esta tarde tanto en materia de financiación como en competencias, e incluso temas simbólicos como el reconocimiento del principio de plurinacionalidad.

ESTATUT DESNATURALIZADO

De momento, reiteró que el texto es inaceptable para ERC y "desnaturaliza" el Estatut aprobado en el Parlament de Catalunya a consecuencia de una "actitud irresponsable y frívola" del líder de CiU, Artur Mas, quien, a su juicio, habría utilizado el debate estatutario como "moneda de cambio" en su estrategia de "politiquería" para volver al poder en Catalunya.

El hambre de "protagonismo" de CiU, según Ridao, ha conducido a que el PSOE "haya marcado goles espectaculares" en materia de financiación y se haya "congelado" la negociación en temas competenciales, entre otros, que no se trataron en la reunión entre Zapatero y Mas.

En la reunión de esta tarde entre Zapatero y los líderes de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira y Joan Puigcercós, los republicanos entregarán al presidente del Gobierno un documento sobre financiación que fijará las "paredes maestras" del sistema "aceptable" para ERC y que incluiría una Agencia Tributaria de Catalunya única en lugar del "ornitorrinco" pactado, garantías de inversiones del Estado en valores de PIB sin límites temporales y criterios transparentes de solidaridad.

Para Ridao, el acuerdo PSOE-CiU en materia de financiación es una "afeitada" del acordado en el Parlament y consideró "la prueba del algodón" de estas deficiencias el hecho de que "se parece bastante" a la propuesta hecha en su momento por el líder del PP catalán, Josep Piqué.

Además de la financiación, ERC presentará a Zapatero un documento que recoge propuestas de los republicanos para el reconocimiento del principio de plurinacionalidad, los símbolos nacionales o las selecciones deportivas catalanas. También se reivindicará el reconocimiento del catalán como lengua preferente de los medios de comunicación públicos "en" Catalunya.

En materia de Instituciones, ERC insistirá en la equiparación de los parlamentarios catalanes y españoles ante la justicia, en temas de protocolo o en la defensa de la Generalitat como administración única del Estado en Catalunya.

En el Título del Poder Judicial, se siguen reivindicando los traspasos de medios personales y materiales, así como el reconocimiento del catalán como "requisito" para jueces y magistrados, entre otras cuestiones.

El Título de Competencias recoge el grueso de las demandas de ERC, donde sólo habría una decena de materias de las 57 que recoge consensuadas definitivamente, según Ridao. Los republicanos harán especial hincapié en lograr que el artículo 111 que define las competencias compartidas incluya una lista de excepciones en materias como cajas, banca, ordenación del crédito y seguros, sanidad y medio ambiente, y que parece que el PSOE no reconoce.

CONSORCIO LIMITADO PARA EL PRAT Y EL PUERTO

Ya en materias, plantearán como básicas las competencias en cajas, comercio, crédito y banca, educación, régimen local y, sobre todo, infraestructuras. En este sentido, explicó que persiste el acuerdo sobre la configuración del consorcio que gestionaría el aeropuerto de Barcelona y los puertos de Tarragona y Barcelona una vez se traspase la titularidad a la Generalitat.

Así, la oferta del PSOE pretende que determinados acuerdos queden fuera del ámbito de decisiones del consorcio y que, este organismo tenga que compensar a AENA para financiar el resto de aeropuertos estatales a través de un canon anual que se destinaría a la caja general.

Igualmente, confían en desbloquear el traspaso de hasta ocho competencias de la decena que recoge la Disposición Adicional Tercera como son referéndums, infraestructuras de telecomunicaciones, régimen de estancia y residencia de inmigrantes, régimen sancionador de extranjería, selección de trabajadores en origen, ampliación del control del tráfico, la expedición de títulos académicos, y la demarcación y planta judicial.

Por otra parte, ERC reclamará a Zapatero que se acepte la participación de la Generalitat en la designación de magistrados del Tribunal Constitucional y vocales del Consejo General del Poder Judicial, así como en el nombramiento de representantes de órganos económicos como el Banco de España, la CNMV o la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones.

También se reclamará la participación directa de la Generalitat en las instituciones europeas, así como en organismos internacionales que permiten la presencia de entes subestatales como la UNESCO o la Organización Mundial del Turismo.