ERC asegura que entierran la "equidistancia" y desplaza el partido al centro

El Coordinador De La Ponencia Política De ERC, Isaac Albert
EUROPA PRESS
Actualizado 01/10/2011 20:10:15 CET

Ratifica el acercamiento a CiU y suaviza el rechazo a los recortes del Govern

GIRONA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El coordinador de la ponencia política de ERC, Isaac Albert, ha anunciado que la nueva 'hoja de ruta' del partido entierra la "equidistancia" política, y desplaza la formación política al centro para recuperarse de las debacles electorales que ha acumulado en los últimos años y empezar así una nueva etapa.

En declaraciones a los periodistas en el congreso que los republicanos celebran en Girona este sábado, Albert ha preferido hablar de 'centralidad' que de 'centro', pero ha sentenciado: "Entre la derecha y la izquierda escogemos la izquierda, pero entre la izquierda y el país siempre tenemos que estar al lado del país".

La ponencia destierra así la etapa del tripartito y abona el terreno para acercarse al Govern de CiU, siempre que el pacto fiscal que pregona la Generalitat se traduzca en un concierto económico equiparable al vasco y al navarro.

Aunque Albert ha ratificado la apuesta inequívoca del partido por la justicia social y la libertad nacional, ha suavizado el discurso con los recortes al considerar que no es momento ni de centrarse en levantar la "bandera" contra los ajustes, ni de centrase en levantar la bandera contra la gestión económica que hizo el tripartito.

En este sentido, ha reivindicado que defender a ERC es apostar por las políticas sociales, pero ha recalcado que en momentos difíciles el partido debe "estar al lado" del Govern, no porque sea CiU, según ha precisado, sino porque es la principal institución de Cataluña.

"Si los objetivos son claros y transparentes podemos formar parte del proyecto", ha sentenciado en alusión al acercamiento que ERC ha experimentado con el Ejecutivo de Mas y que ya se evidenció en el Debate de Política General de esta semana.

HERMANO "RADICAL"

En relación a la equidistancia, ha enfatizado que ERC no es el "hermano pequeño ni pobre ni radical" de ninguna otra formación, y que legítimamente aspira a la centralidad para recuperar votantes "realquilados" por otros partidos o votantes desmovilizados.

La ponencia política marca un horizonte de acción para la nueva Ejecutiva de cuatro años --hasta el 2015-- en el que el partido, más allá de si se logra el concierto económico o no, apostará por empezar una proceso de "transición nacional" hacia la independencia.

Tras la debacle electoral de las autonómicas, que supuso el fin de siete años de tripartito, la ponencia es el marco de referencia que supera la apuesta por las alianzas de izquierdas y prioriza, a partir de ahora, el eje nacional con partidos como ICV-EUiA pero, sobre todo, con CiU.

Albert ha sido el encargado de explicar las líneas maestras de una ponencia de la que aún no ha trascendido el redactado definitivo, y que ha sido avalada por el 96,6 por ciento de los votos de los militantes.