España apoya prorrogar la MINURSO un año más

José Manuel García Margallo
EUROPA PRESS
Publicado 27/04/2016 16:17:11CET

Margallo precisa que ésa sería la solución "ideal", pero aboga por una resolución que genere el mayor consenso posible

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

España defiende prorrogar 12 meses más la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO), cuyo mandato expira el próximo día 30 y sobre cuya continuación debe decidir el jueves el Consejo de Seguridad, ha avanzado este miércoles el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo.

Ese sería el "horizonte ideal" para España, si bien el jefe de la diplomacia también ha dado importancia --en declaraciones a la prensa en el Palacio de Santa Cruz-- a que la decisión que finalmente se tome genere "el máximo apoyo posible" en el seno del Consejo, del que España forma parte como miembro no permanente.

La semana pasada, García-Margallo había advertido de la posibilidad de que el Consejo de Seguridad tan solo fuera capaz de acordar una prórroga técnica de dos meses de la MINURSO debido a la división que el tema está suscitando.

Cada año por estas fechas el Consejo de Seguridad discute la cuestión del Sáhara Occidental y decide sobre la misión que se estableció en 1991 para vigilar el alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario y preparar un referéndum de autodeterminación en el que el pueblo saharaui pudiera elegir entre la independencia o su integración en Marruecos. En los últimos años la MINURSO venía siendo renovada año tras año por un periodo de 12 meses.

TENSIÓN ENTRE MARRUECOS Y BAN KI MOON

Pero en esta ocasión el debate tendrá lugar en un clima de tensión entre Marruecos y el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que empleó el término "ocupación" en su visita a los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) en marzo pasado, lo que enfadó a Rabat, que reaccionó expulsando al personal civil internacional de MINURSO y congelando su contribución voluntaria para el mantenimiento de la misión, que asciende a unos tres millones de dólares anuales.

Con este movimiento, Marruecos ha reducido de facto la naturaleza de MINURSO de acuerdo con sus intereses, ya que la misión mantiene en el terreno tan solo su componente militar. Es decir, Rabat le está enviando el mensaje a la comunidad internacional de que acepta que MINURSO vigile el cese de hostilidades, pero no que tenga mandato alguno para organizar un eventual referéndum de autodeterminación.

El Frente Polisario, por su parte, ha advertido al Consejo de Seguridad de que si cede al "chantaje" de Marruecos y acepta desvirtuar el mandato de MINURSO dejando en segundo plano el referéndum los saharauis reanudarán la lucha armada.

El secretario general de la ONU también ha advertido al Consejo de Seguridad de que si no se restablece la misión tal y como estaba antes de la "expulsión" del personal civil por parte de Marruecos, aumentará el riesgo de que se rompa el alto el fuego y de que se aprovechen de esa situación "elementos terroristas" en la zona. Ban reclama prorrogar MINURSO otros 12 meses más.

LA COMPOSICIÓN DEL CONSEJO FAVORECE A RABAT

A favor de Marruecos juega el hecho de que este año tiene una composición del Consejo de Seguridad más favorable a sus intereses, entre otras cosas porque además de contar con un socio como Francia, con poder de veto, se sientan en la mesa Egipto y Senegal, dos de los pocos países africanos que no han reconocido la autoproclamada República Arabe Saharaui Democrática.

España se encuentra en una posición difícil, pues las relaciones con Marruecos atraviesan un buen momento, depende de la colaboración con el reino alauí en cuestiones como la lucha contra el terrorismo y el control de la inmigración, y al mismo tiempo es un país comprometido con el multilateralismo que representan las Naciones Unidas.

Fuentes diplomáticas señalan que la opción de prorrogar tan sólo dos meses la MINURSO perseguiría dar tiempo a Marruecos y a Ban para superar su enfrentamiento actual, si bien algunos países alertan de que sentaría un mal precedente para otros misiones de mantenimiento de la paz.