España rechaza la violencia perpetrada en nombre de la religión en Irak y Siria

 

España rechaza la violencia perpetrada en nombre de la religión en Irak y Siria

Actualizado 05/12/2014 20:11:19 CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español ha rechazado la violencia perpetrada en nombre de la religión en Irak y Siria, ante líderes religiosos musulmanes y cristianos reunidos en una conferencia del Centro Internacional Rey Abdullah Bin Abdulaziz para el Diálogo Interreligioso e Intercultural de Viene.

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, participó ayer en la conferencia 'Unidos contra la violencia en nombre de la religión. Por la protección de la diversidad religiosa y cultural en Irak y Siria"', que reunió a líderes religiosos musulmanes y cristianos de Irak, Siria, Líbano, Jordania, Egipto y Arabia Saudí, junto con representantes gubernamentales y de organizaciones internacionales.

Este centro lo fundaron en 2011 España, Arabia Saudí y Austria, y tiene a la Santa Sede como observador fundacional. Tiene como principal finalidad promover el diálogo interreligioso e intercultural en el mundo y en sus órganos directivos y asesores, figuran representantes de las principales religiones del mundo.

Durante su intervención en la inauguración de la conferencia, el secretario de Estado alertó de que "la violencia perpetrada en nombre de la religión en Irak y Siria supone un grave quebranto de los cimientos de la convivencia social y religiosa, que históricamente han mantenido cristianos, musulmanes y otros grupos en la región, así como una seria amenaza para las minorías religiosas y su supervivencia", informa en un comunicado el Ministerio de Exteriores.

Ybáñez señaló que para lograr una auténtica cultura de la paz, es prioritario trasladar la acción del diálogo interreligioso al nivel local y regional, con la elaboración y ejecución de iniciativas conjuntas, en las que participen actores locales, líderes religiosos, gobernantes y organizaciones regionales.

En este sentido, se refirió a la importancia de los programas educativos y a los medios de comunicación, redes sociales y ciberespacio, como canal primordial y privilegiado para promover el diálogo y las imágenes positivas de la religión. También remarcó la responsabilidad y el papel trascendental que en todo este proceso deben jugar las mujeres y los jóvenes.

El secretario de Estado destacó el carácter pacífico y tolerante del verdadero Islam frente al fundamentalismo y extremismo, y recordó que la tolerancia religiosa y la no discriminación es un objetivo predicable no sólo en Irak y Siria, sino en el mundo entero.

Al final de la Conferencia, los líderes religiosos adoptaron la Declaración de Viena, que abunda en la necesidad de preservar los valores de la diversidad cultural y religiosa, y la moderación y el diálogo. Además de condenar la violación de derechos humanos en Siria e Irak y la usurpación de los símbolos religiosos por parte de los extremistas, proclama la convivencia y pluralidad religiosa, étnica, cultural y lingüística, como uno de los pilares esenciales de la cultura árabe.

También se aprobaron una serie de recomendaciones concretas como la revisión de los currícula educativos para asegurar una visión tolerante y respetuosa de todas las religiones, y la inclusión del diálogo interreligioso en las escuelas de religión.

Así como la realización de campañas mediáticas contra el extremismo religioso y cursos de formación a los profesionales de los medios sobre cómo transmitir la imagen "del otro"; la organización de cursos de formación para jóvenes; y la creación de redes de jóvenes en contra del extremismo así como de redes de líderes religiosos locales, que contribuyan al diálogo y respeto de la pluralidad religiosa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies