España sigue con "preocupación" la crisis política peruana y aplaude el respeto por la "institucionalidad"

Publicado 22/03/2018 12:06:15CET

García-Casas ve un escenario "muy abierto" de cara a las próximas citas electorales en Iberoamérica España apuesta por "una Venezuela democrática" y defiende que, "incluso en momentos de confrontación, hay que hablar

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica y el Caribe, Fernando García-Casas, ha reconocido que a España le "preocupa" la crisis política por la que atraviesa Perú, donde el miércoles presentó su dimisión el presidente del país, Pedro Pablo Kuzcynski, pero ha destacado el escrupuloso respeto por la "institucionalidad".

"Lo importante es que funciona la institucionalidad", ha dicho García-Casas durante un desayuno de Nueva Economía Fórum, al aludir a los recientes cambios acaecidos en el país suramericano. El secretario de Estado espera que Perú "encuentre soluciones institucionales y se consolide la democracia" una vez sorteado el bache actual.

En términos generales, García-Casas ha recordado que América Latina y el Caribe encara casi una veintena de procesos electorales entre este año y parte del siguiente en los cuales el escenario está "muy abierto" por la aparición de "nuevos actores políticos" --"un fenómeno que también afecta a Europa", ha apuntado-- y el contexto político cambiante.

Pese a que García-Casas ha considerado que "no hay el pesimismo de otras épocas" cuando se habla de los países iberoamericanos, sí ha admitido que Venezuela es un "shock" para la región por su "desdichada crisis", de la que el propio secretario de Estado ha podido informarse en un reciente viaje a Colombia. España ya ha destinado 1 millón de euros en favor del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

García-Casas, que aspira a que España siga siendo "socia, amiga y aliada" de América Latina, sigue "muy atento" la evolución de la crisis venezolana y, en particular, del posicionamiento del Grupo de Lima, un conjunto de países de la región críticos con el camino emprendido en el último año por el Gobierno de Nicolás Maduro.

No obstante, ha reconocido que la expulsión cruzada de embajadores ha sido un momento "muy doloroso" para España, que sigue considerando a Venezuela "un país hermano". "Incluso en momentos de confrontación hay que hablar", ha agregado, para acto seguido ofrecer el apoyo español en aras de "una Venezuela democrática", donde puedan celebrarse elecciones con un Consejo Nacional Electoral "independiente" y con plena representación de la oposición.

El Gobierno de Mariano Rajoy apoya el proceso de mediación y diálogo para acercar a las autoridades chavistas y a los movimientos opositores, al tiempo que permanece del lado de la UE en materia de castigos. García-Casas ha descrito como "muy modestas" las sanciones adoptadas por el bloque comunitario, que imponen límites a la venta de armas y señalan a siete dirigentes venezolanos.

CUMBRE IBEROAMERICANA

García-Casas ha sido presentado durante el acto por el exsecretario general iberoamericano Enrique Iglesias, quien ha descrito al secretario de Estado como "un gran iberoamericanista" que ha contribuido a que toda la comunidad sea "capaz de reunirse, hablar y cooperar" en formatos como las cumbres de jefes de Estado y de Gobierno.

La ciudad guatemalteca de Antigua acogerá en noviembre de este año la XXVI Cumbre Iberoamericana y, de cara a 2020, España apoya la opción de Andorra, un "excelente candidato" y un "fiel socio" de la región, que "paga puntualmente sus cuotas", como ha querido recordar García-Casas este jueves.

REUNIÓN CON LAS ONG

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, del que depende la secretaría que dirige García-Casas, prepara un nuevo código ético de obligado cumplimiento para las ONG tras los casos de abusos sexuales destapados en organizaciones como Oxfam.

El ministro, Alfonso Dastis, presidió el miércoles una reunión a la que asistieron "una amplia representación" de las ONG que se verían afectadas, en palabras del secretario de Estado.

García-Casas ha lamentado el comportamiento "absolutamente reprobable" de algunos cooperantes, pero ha incidido en que estos casos "no restan valor al trabajo de las ONG". "No tomemos el todo por la tarde", ha apostillado para referirse a los hechos de "algunos desalmados".

El Gobierno aspira a "perfeccionar" los protocolos que ya existen, en muchos casos aplicados de forma voluntaria por las propias organizaciones, y quiere seguir con los contactos de cara a los próximos meses. Asimismo, ha matizado que a día de hoy las ONG que figuran en el registro de la AECID ya tienen que cumplir "una serie de condiciones".