España y sus socios para la reforma de la ONU celebran hoy y mañana en Granada una reunión de alto nivel

Actualizado 27/01/2006 8:41:40 CET

Cinco de los 15 países envían a la cita a sus ministros de Exteriores

GRANADA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

España y el resto de países que forman el 'Grupo de Amigos para la Reforma' de la ONU celebrarán hoy y mañana en Granada una reunión de alto nivel en la que retomarán las discusiones sobre los cambios que necesita Naciones Unidas, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

El 'Grupo de Amigos para la Reforma' de Naciones Unidas lo componen en la actualidad quince países: Alemania, Argentina, Australia, Canadá, Chile, Colombia, España, Japón, Kenia, México, Nueva Zelanda, Países Bajos, Pakistán, Singapur y Suecia.

A la cita de Granada asistirán los ministros de Exteriores de España, Argelia, Colombia, México y Países Bajos, precisó el Ministerio en un comunicado. Asimismo, estarán presentes los viceministros de Exteriores de Suecia y Pakistán y el resto de países enviarán a embajadores. El jefe de la Diplomacia española, Miguel Angel Moratinos, presidirá la reunión.

El encuentro más reciente del Grupo fue una cena de trabajo de los jefes de Estado y de Gobierno de sus países miembros, ofrecida por el presidente mexicano, Vicente Fox, en Nueva York el 13 de septiembre con ocasión de la Cumbre de Naciones Unidas. En ese encuentro, la delegación española encabezada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ofreció acoger en España una nueva reunión del Grupo de Amigos.

La reunión de Granada tendrá por objeto evaluar los avances obtenidos hasta la fecha en los distintos ámbitos de la reforma, reflexionar sobre las cuestiones que precisan todavía de un mayor grado de acuerdo, y elaborar una estrategia para lograr progresos tangibles en el cumplimiento de acuerdos adoptados, explicó el Departamento de Moratinos.

El Grupo de Amigos de la Reforma de las Naciones Unidas se estableció en 2004 por iniciativa de México para abordar el actual proceso de reforma de las Naciones Unidas, promover el consenso y respaldar al secretario general de la ONU, Kofi Annan, en su objetivo de impulsar este proceso.

La "heterogeneidad" de sus miembros es "una de sus principales bazas para lograr acuerdos entre países con distintas percepciones políticas, socioeconómicas y culturales".

En la fase preparatoria de la Cumbre de Naciones Unidas, el Grupo acordó posiciones comunes sobre los principales aspectos de la reforma, en los ámbitos de la paz y la seguridad, el desarrollo, la protección y promoción de los derechos humanos y del estado de derecho, y la reforma institucional de la Organización.

Durante el año 2005, el Grupo celebró una serie de reuniones en México (17 de enero), Ottawa (22 de marzo), Santiago de Chile (6 de mayo) y Wassenaar (5 de julio).

COMPOSICIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD

El principal punto de discusión sobre la reforma de la ONU es la composición final que debería tener el Consejo de Seguridad. España y la mayoría de socios del Grupo de Amigos para la Reforma proponen que haya otros diez países no permanentes en el principal órgano de decisión de la ONU y que se permita la reelección.

En base a esta propuesta, los 20 miembros no permanentes se distribuirían entre los grupos regionales de la ONU y serían éstos los que decidirían los arreglos oportunos para la elección o rotación de los miembros. Además, no cuestiona el derecho de veto de los permanentes ni demandar su ampliación.

España impulsa la acción de este grupo de países en coherencia con su condición de potencia europea media, que contribuye activamente al presupuesto de la ONU y a las operaciones de mantenimiento de la paz en el exterior y que, por ello, aspira a tener una presencia más frecuente en el Consejo de Seguridad como miembro no permanente.

Annan propuso en marzo de 2005 una remodelación del Consejo de Seguridad para adaptarlo a la realidad geoestratégica actual y abandonar definitivamente la composición surgida de la Segunda Guerra Mundial, con las cinco potencias vencedoras como miembros permanentes con derecho a veto.

Desde entonces surgieron varios grupos de países para defender sus reclamaciones. El más importante es el denominado G-4 con Alemania, Japón, India y Brasil, países que pretenden entrar en el selecto grupo de los permanentes y ampliar en seis el número de los no permanentes.

Como reacción al G-4 se formaron este grupo en el que está España, así como el grupo africano liderado por Sudáfrica, Nigeria y Egipto, que propugna un sitio para este continente entre los permanentes, aunque que no se pone de acuerdo sobre la conveniencia de uno o dos. Egipto, por ejemplo, querría representar al mundo árabe.

Una reforma de estas características requerirá en el futuro una votación favorable en la Asamblea General de la ONU que cuente con el apoyo de 9 de los 15 actuales miembros del Consejo de Seguridad y al menos dos terceras partes (el 66 por ciento) de los miembros de la Asamblea, entre los que deberían estar obligatoriamente las cinco potencias con derecho de veto, de ahí la complejidad de un acuerdo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies