ERC confirma que hoy está en el "no", pero garantiza que hará un esfuerzo "hasta el final"

Actualizado 06/02/2006 21:30:51 CET

Carod arremete contra el PP y avanza que si no hay acuerdo seguirán trabajando "a la catalana, pacífica y democráticamente"

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los representantes de ERC en la Comisión Constitucional del Congreso confirmaron esta tarde que su formación se mantiene en el voto negativo a la reforma del Estatut pactada entre el Gobierno y CiU, pero garantizaron que harán un esfuerzo "hasta el final" de la tramitación en las Cortes para llegar a un acuerdo, según explicó el presidente de los republicanos, Josep Lluis Carod Rovira. "Partimos del no, del no a la desnaturalización pero todo ello podría variar si ustedes se avinieran a retomar el diálogo sobre la base del respeto al texto aprobado en nuestro Parlamento nacional", comentó por su parte el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà.

Durante su intervención ante el órgano que preside Alfonso Guerra, en su condición de representante del Parlament, Carod aseguró que la llegada del texto a la Comisión Constitucional supone "un momento histórico" al que ERC acude con una "cierta carga histórica" porque ha estado presente en las tres reformas estatutarias catalanas que se han debatido en las Cortes.

El líder de ERC hizo hincapié en que el Estatut "plantea un modelo de convivencia" que no va "contra nadie", sino que sólo persigue dotar a Cataluña de mecanismos para hacer frente a los retos del siglo XXI y que se ha elaborado "siguiendo los procedimientos y normas que marca la ley", con un "altísimo consenso" y en ausencia de violencia.

A continuación, se quejó de que el texto aprobado por el Parlament "parece haber sido modificado en sus aspectos fundamentales", algo que, añadió, es una suposición porque aún no ha visto ningún texto sobre la redacción pactada entre el Gobierno y CiU. No obstante, aseguró que ERC ha hecho un "gran esfuerzo de trabajo y de consenso" hasta ahora y que va seguir haciéndolo "hasta el final". "Por nuestra parte no va a quedar", agregó.

UNA NACION LO DIGA O NO LA LEY

Parafraseando el discurso pronunciado en 1972 por un diputado mallorquín, Carod dejó claro que "termine como termine este proceso", nadie debe llamarse a engaño porque "no existe ley alguna que pueda regular los sentimientos, que pueda prohibir la conciencia y que pueda anular la voluntad". "Lo reconozca o no lo reconozca una ley, no vamos a dejar de pensar y de sentirnos lo que somos pacíficamente, democráticamente, una nación", enfatizó.

Carod insistió en que Cataluña necesita un nuevo Estatuto para tener instrumentos que le permitan hacer frente a su realidad y para mejorar las condiciones de vida de los que viven y trabajan en esa comunidad, "con independencia de su lugar de nacimiento, sus apellidos o idioma familiar". Esa nueva norma debe mejorar las inversiones públicas en Cataluña, una aspiración, a su juicio, "lógica" teniendo en cuenta el "esfuerzo fiscal" que hace.

En su opinión, la nueva norma debe establecer también "otro modelo de relación con los otros pueblos del Estado" y es que, según Carod" en este proceso no sólo "se la juega Cataluña", sino que también España "se juega la credibilidad de un discurso plural respetuoso con su diversidad interna por encima de campañas de intoxicación, mentiras y los tópicos anticatalantes de siempre".

"Si lo conseguimos estaremos satisfechos, pero si no seguiremos trabajando a nuestra manera, a la catalana, política, pacífica y democráticamente porque sólo es derrotado quien desiste de luchar", dijo, subrayando que ERC pondrá todo su "esfuerzo y empeño" en "ver y vivir" una Cataluña "más justa, más culta y más libre".

TEXTO CONSTITUCIONAL

Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, destacó que la "absoluta legitimidad democrática y el respeto a la Constitución" son las "tarjetas de visita" del Estatut y avisó de que su tramitación "debería estar exenta de conflicto", máxime teniendo en cuenta correlación de fuerzas que hay en el Parlamento, donde todos los grupos salvo el PP son favorables de la reforma.

Tardá emplazó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a aprovechar esta fase del debate para hacer realidad "la palabra dada" de respetar lo que aprobase el Parlament. "Cumpla señor Zapatero, ERC ha cumplido", enfatizó, para asegurar a renglón seguido que los socialistas están ante una "encrucijada" porque deben entender qué camino han de elegir para avanzar en la solución de los "conflictos nacionales" que, a su juicio, hay en Euskadi y Cataluña.

Tras destacar que el Estatuto contribuiría en esa dirección, recordó que ERC hizo posible un gobierno "catalanista" en Cataluña y también impulsó una reforma estatutaria, a la que CiU "tenía que dejarse arrastrar inevitablemente". También reivindicó el reconocimiento "jurídico" de Cataluña como nación y el mantenimiento de su "identidad nacional, cuya piedra angular radica en la pervivencia de la lengua catalana minoritaria y minorizada en el Estado español".

"No nos engañamos, no pretendemos confundir a nadie. Saben perfectamente que nuestro mayor capital radica en despreciar los dobles lenguajes, las deslealtades y la incoherencia", proclamó, para recalcar a continuación que ERC mantiene un "profundo desacuerdo" con el acuerdo alcanzado entre CiU y el Gobierno, porque desnaturaliza profundamente el texto original, recorta el alcance del las competencias y niega "un nuevo modelo de financiación" que permita "terminar con el permanente expolio" que sufre Cataluña por parte del Estado español.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies