Guerra cree que la propuesta de referéndum es propaganda política que no tendrá porvenir legislativo

Actualizado 25/01/2006 22:07:50 CET

VALLADOLID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, Alfonso Guerra, se mostró convencido de que el anuncio del PP de promover una campaña de firmas para presentar una proposición no de ley que inste al Gobierno a convocar un referéndum sobre el Estatuto de Cataluña es más bien un acto de propaganda política que no tendrá porvenir legislativo.

Así se pronunció Alfonso Guerra a preguntas de los periodistas con motivo del acto de presentación en Valladolid del libro "La reforma de los estatutos de autonomía", editado por Revista Jurídica de Castilla y León.

Tras asegurar que el PP está en su derecho de presentar las proposiciones no de ley que quiera, Alfonso Guerra se mostró convencido de que se trata de una iniciativa que obedece más a razones políticas para hacer propaganda y hacer llegar su propuesta a los ciudadanos.

No obstante, Guerra recordó que la Constitución Española es "muy restrictiva" en los temas de la iniciativa popular por lo que considera difícil que la propuesta del PP tenga entrada parlamentaria. "Lo que sí puede ser es que un grupo político como el PP presente una proposición no de ley y, como forma de entender que está apoyada, diga que ha reunido tantas o cuantas firmas pero no es una iniciativa popular en el sentido parlamentario", continuó Guerra, que insistió en que, a su parecer, "no tiene gran porvenir legislativo, aunque puede tenerlo en el terreno de la propaganda política".

"LA COSA NO HA HECHO MÁS QUE EMPEZAR"

Respecto al trámite para la aprobación del Estatuto de Cataluña, el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso se mostró convencido de que "la cosa no ha hecho más que empezar" ya que hasta ahora sólo había una proposición de ley que entró en la Cámara elaborada por los partidos en el Parlamento de Cataluña y que "a juicio de algunos, yo fui uno de los que tuve ocasión de advertirlo, suponía una serie de artículos que no respondían a la constitucionalidad que se debe exigir a cualquier estatuto de autonomía".

Según explicó Alfonso Guerra, desde entonces algunos partidos políticos se han reunido para intentar llegar a acuerdos para que luego en la Ponencia y en la Comisión, "que es donde tiene valor jurídico y, por tanto, donde las cosas se deciden, se puedan llevar algunas modificaciones que resuelvan los problemas de inconstitucionalidad".

Alfonso Guerra insistió en que dentro de muy pocos días, probablemente el 6 de febrero, la Comisión Constitucional empezará los trabajos sobre el Estatuto de Cataluña nombrando la Ponencia, que estará formada por la Ponencia de los diputados del Congreso y los que envían desde una delegación de la Asamblea de Cataluña.

"La impresión que tenemos en este momento es que muchos de esos problemas parece que están encauzándose para que todo lo que se oponía a la Constitución quede modificado suficientemente como para que no haya objeciones constitucionales", continuó Guerra, que considera que habrá "otros muchos asuntos" que se modificarán probablemente en la Ponencia y en la Comisión y que harán del Estatuto de Cataluña "un modelo que probablemente tendrá diferencias importantes con el que entró en el Congreso".

En este sentido, Alfonso Guerra apostó por que los parlamentarios de todos los grupos políticos, y muy principalmente de los grupos más importantes de la Cámara, como el PSOE y el PP, trabajen en la Comisión y en la Ponencia para que se resuelvan las objeciones que unos u otros han ido poniendo al Estatuto "y yo tengo esperanza en que de aquí a los últimos días de marzo y primeros de abril el Estatuto que sea posible lograr en la Comisión Constitucional sea un Estatuto que nos de conformidad y nos elimine las inquietudes de los problemas que el Estatuto presentado en la Cámara tenía para algunos de nosotros".

Guerra, que aclaró que este fin de semana no se ha aprobado ningún Estatuto, ya que los textos se aprueban en el Congreso de los Diputados y en el Senado, sí reconoció el papel de algunos partidos políticos para intentar ponerse de acuerdo sobre cómo enmendar el texto que llegó desde el Parlamento de Cataluña.

"Lo importante son las votaciones que van a tener lugar en la Comisión Constitucional, que es donde tiene valor jurídico y valor constitucional", insistió Guerra, que tras reconocer que los partidos en el uso de su derecho pueden hablar cuanto quieran y ponerse de acuerdo en los aspectos que quieren enmendar "luego hace falta defenderlo y votarlo" en un "procedimiento un poco complicado" en el que debe haber conformidad entre los parlamentarios de la Comisión Constitucional y de los miembros de la delegación del Parlamento de Cataluña.

Por último, Alfonso Guerra reconoció la posibilidad que tendrán tanto el PP nacional como el PP de Cataluña para defender sus posiciones sobre el Estatuto.