Huguet afirma que ERC "se ve perfectamente pidiendo una posición distinta al PSC" en el referéndum

Actualizado 25/01/2006 13:17:21 CET

BARCELONA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Comercio, Consumo y Turismo, Josep Huguet, advirtió hoy de las posibilidades reales de que ERC acabe no apoyando el proyecto estatutario. "Nos vemos perfectamente pidiendo una posición distinta al PSC --dijo--. Ya lo hicimos en Europa y no pasó nada. No es lo mismo, pero precisamente porque es más esencial hemos de ser más coherentes".

En declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Europa Press, Huguet se mostró decepcionado con el acuerdo del proyecto pero reiteró que los republicanos no romperán el tripartito: "Hay un importante programa social que para nosostros es importante tirar adelante, y nosotros aguantaremos", aseguró.

El conseller interpretó que "gracias a la presión del PP, Zapatero hace una maniobra, pacta con Mas y afeita el Estatut", por lo que el presidente del Gobierno ha cumplido su promesa de dejar el texto "como una patena" pero ha incumplido la de "aceptar el Estatut tal cual". En cuanto a CiU, lamentó que "ha pactado con todos y ahora alcanza un acuerdo con el PSOE que centra el Estatut".

En cualquier caso, Huguet se mostró "sorprendido en positivo con la reacción de la gente", en quien "se ha instalado una imagen de cierta tomadura de pelo, con los militares y demás" en el debate. Aunque dijo entender esta reacción ciudadana, afirmó que "no se debe tomar como una derrota en absoluto" porque estos dos años han servido para hacer una "amplia pedagogía", de manera que "el aumento de la conciencia de la sociedad catalana ha aumentado de forma enorme".

El conseller republicano se mostró disgutado por el modelo de financiación pactado, teniendo en cuenta que en el pacto tripartito "había unos principios claros de un modelo que debía hacer pasar a Catalunya de una situación injusta y de opacidad a un modelo transparente y de justicia".

Lamentó que, en cambio, con el acuerdo "se ha desmontado el edificio" construido en las negociaciones en Catalunya, donde hubo "dificultades". En este sentido, destacó los "muchos debates, y duros, con Castells", para conseguir "un gran modelo al que finalmente se unió CiU, añadiendo una teja en el tejado".

Josep Huguet insistió en que este "edificio" se ha desmontado "por razones partidistas, por limitaciones de la clase política catalana de los dos grandes políticos o la dependencia de unos y otros".

FINANCIACIÓN: UN "FIASCO".

Huguet defendió el modelo pactado en Catalunya como "un híbrido entre federal y confederal", mientras que ahora "han desmontado la parte confederal y han adelgazado la posible parte federal, de modo que es un auténtico fiasco".

"Me sabe mal --dijo-- que la parte del PSC que había asumido como propio ese modelo (pactado en Catalunya) haya abandonado tan pronto y le haya hecho el juego a CiU por una foto". Interpretó que "es el juego del centro para desplazar al PP, que eso ya está bien", pero añadió que también supone "marginar la posición de ERC a costa del Estatut, y con eso no se juega".

Entre otras cosas, destacó que había elementos que "se acercaban" al modelo vasco, y que había también "una parte de solidaridad, que era la parte federal, donde debía haber reglas claras, y no esto que han pactado, con una orden que queda inmediatamente vulnerada cuando el artículo 208.3 dice que los niveles que determinen ese orden serán fijados por el Estado: eso es una auténtica burla".

El también dirigente de Esquerra destacó que "la transparencia era un elemento clave, igual que la solidaridad con reglas y el traspaso de los impuestos, la agencia tributaria y el papel de los ayuntamientos".

Además, defendió que el modelo pactado en Catalunya "reconocía la deuda histórica del Estado con Catalunya por malas inversiones", de manera que el Estado debía pagar "una parte de esa deuda" mientras que "lo único que han conseguido es pactar los próximos siete años, y luego no se sabe qué pasará".