El PP y el PSOE se verán la próxima semana con buenas perspectivas, pero pendientes de Murcia y Valencia

Actualizado 04/12/2009 15:55:02 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los portavoces del PSOE, José Antonio Alonso, y del PP, Soraya Saenz de Santamaría, tienen pensado reunirse la próxima semana para tratar de desbloquear la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha y afrontan la cita con buenas perspectivas, pero muy pendientes de las reacciones de sus correligionarios de la Comunidad Valenciana y Murcia, según se informó a Europa Press en fuentes parlamentarias.

El Estatuto de Castilla-La Mancha, aprobado en Toledo por PSOE y PP, lleva meses encallado en la Comisión Constitucional por falta de acuerdo entre los dos grupos mayoritarios, especialmente en lo relativo a la caducidad del trasvase Tajo-Segura, que la reforma fija en 2015.

Para desbloquear la cuestión, el PSOE lanzó la pasada semana una oferta al PP que pasaría por eliminar la fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura a cambio de una reserva hídrica para Castilla-La Mancha.

Sáenz de Santamaría, afirmó que esa propuesta hace "un esfuerzo importante de aproximación" al PP, por lo que espera que se encuentre una salida de consenso. Las conversaciones quedaron pendientes de un encuentro entre Sáenz de Santamaría y Alonso, que según las citadas fuentes se producirá la próxima semana.

CRÍTICAS DEL PSOE MURCIANO

Los grupos parlamentarios del Congreso tienen buenas perspectivas, pero el problema sigue siendo la reacción de los socialistas y los 'populares' de Murcia y la Comunidad Valenciana. Ayer mismo, el líder del PSOE murciano, Pedro Saura, realizó ayer un llamamiento al PP para que "de forma urgente" se apruebe la Ley murciana en defensa del trasvase presentada por el PSOE en la Asamblea Regional.

"El Estatuto de Castilla-La Mancha se está moviendo en la dirección que no queremos", aseguró Saura, para quien "la reserva estratégica de 6.000 hectómetros cúbicos que pretenden los castellano-manchegos es letal para el Tajo-Segura, de la misma forma que lo es la fecha de caducidad, con el agravante de que implicaría a otras cuencas hidrográficas, entre ellas la del río Júcar".

Y es que la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha puede suscitar rupturas de la disciplina de voto en los dos grandes grupos del Congreso. Cuando se tomó en consideración la reforma, dos diputados del PP murciano rompieron la disciplina del Grupo Popular y varios socialistas del Levante pidieron explicaciones a su dirección por el tono combativo del presidente de la comunidad, José María Barreda, quien llegó a proclamar que no aceptada retoques.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies