Estatuto valenciano.- PSOE y PP aprueban la reforma en la Comisión Constitucional, enfrentados con las minorías

Actualizado 02/02/2006 20:47:40 CET

El proyecto, sin la barrera electoral y con la definición del valenciano como idioma, se aprobará en el Pleno del Congreso el día 9

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Constitucional del Congreso aprobó hoy el pase a pleno del proyecto de reforma del Estatuto valenciano, un texto del que finalmente se ha suprimido la barrera electoral del 5 por ciento para acceder al Parlamento autonómico, asunto que queda remitido a una ley electoral valenciana.

Así lo acordaron ayer por la noche PSOE y PP, que en Valencia habían pactado dejar ese límite del 5 por ciento, y así lo introdujeron hoy en el debate parlamentario. Para ello, se apoyaron en enmiendas presentadas por los grupos minoritarios y haciendo una interpretación del Reglamento del Congreso que fue muy criticada y calificada de fraudulenta por esos mismos partidos pequeños.

El resultado es que el artículo 23 del Estatuto valenciano recogerá que los escaños en el Parlamento autonómico se lograrán con "el número de votos exigido por la Ley Electoral valenciana". En cuanto a la definición del valenciano, la redacción queda tal cual fue aprobada en las Cortes Valencianas, considerado como un "idioma".

Ambas cuestiones quedaron en el aire la semana pasada cuando el PSPV prometió modificarlas, alterando por tanto el acuerdo inicial con el PP, que acusó a los socialistas de romper unilateralmente el pacto alcanzado en Valencia. Las negociaciones concluyeron ayer por la noche con el acuerdo señalado y con el enfado tanto de IU como de ERC. El portavoz de este último grupo, de hecho, abandonó la comisión hoy tras su intervención inicial.

Se cumplió así el pacto entre los dos grupos mayoritarios, que no asumieron más cambios que los que ellos decidieron. Entre estos, además del señalado sobre el tope electoral, aceptaron que se incluya en el Estatuto la protección al lenguaje de signos de las personas sordomudas y al entorno natural del monasterio de Santa María de la Valldigna.

El proyecto de reforma pasa ahora al pleno del Congreso del día 9 para ser votado y enviado, a continuación, al Senado. Se calcula que las Cortes valencianas darán su visto bueno definitivo en abril, según avanzó el portavoz autonómico del PP, Serafín Castellanos.

La Comisión Constitucional revisa así el primer Estatuto de Autonomía en 23 años, como subrayó Alfonso Guerra, presidente de este órgano. Guerra agradeció el trabajo de grupos y letrados y deseó el mismo tono y grado de "rifi-rafes" en la tramitación del proyecto de reforma del Estatuto catalán, que se inicia el lunes.

PSOE Y PP, DE ACUERDO

El portavoz socialista, Cipriá Ciscar, defendió el nuevo Estatuto valenciano y las "mejoras" que introduce en el autogobierno y en las condiciones de vida de los valencianos. "Nos encontramos ante un gran acuerdo de las Cortes Valencianas", manifestó.

Respecto a las cuestiones polémicas, reconoció que su grupo apuesta por reducir al 3 por ciento el mínimo necesario para lograr un escaño, pero que en aras a mantener el consenso alcanzado con el PP en Valencia, apostaba por una de las alternativas posibles: que la cuestión sea recogida en una ley electoral valenciana, cuya reforma, además, es más sencilla que la de un Estatut si un día se quiere cambiar otra vez ese porcentaje.

Y en cuanto al valenciano, que finalmente quedará como lengua tal cual se recogió en el texto aprobado en Valencia, Ciscar explicó que en aquella Comunidad "nadie va hablando de idioma ni lengua, hablan del valenciano" y pidió que el asunto se aparte del debate político.

Los portavoces del PP se mostraron también satisfechos con el contenido del nuevo Estatuto y con que se haya mantenido finalmente en el Congreso lo acordado "por el 95 por ciento de la representación de los valencianos", dijo Federico Trillo, quien señaló que éste debería ser el ejemplo de las próximas reformas estatutarias.

Respecto al tope electoral, Jaime Ignacio del Burgo advirtió de que una "multiplicidad de partidos minúsculos" puede conllevar la "desgobernabilidad" de una comunidad, pero apoyó que se legisle el asunto en la Comunidad Valenciana. El PP aceptó que el Estatut no es el marco jurídico adecuado par fijar un porcentaje electoral.

En cuanto a la lengua, tanto él como Federico Trillo pidieron respeto para el criterio fijado en el Parlamento autonómico. "Me limito a constatar -manifestó el ex ministro- que el valenciano tiene una identidad, que las Cortes valencianas entienden que debe tener una redacción y que eso responde a una realidad histórica".

MUCHAS CRÍTICAS DEL RESTO

El resto de los grupos se mostraron muy críticos hoy con PSOE y PP, sobre todo, por cómo eliminaron ambos partidos en la comisión la barrera electoral: sin enmiendas propias, se apoyaron en las de otras formaciones para introducir la modificación, pero sin consultarles el asunto y sin su permiso. La Mesa de la comisión, formada sólo por PP y PSOE, avaló esta fórmula tras consultarlo con los letrados y con el propio presidente del Congreso, Manuel Marín.

El portavoz de CiU, Jordi Xuclá, criticó el 5 por ciento de barrera electoral por ser el "sistema proporcional menos proporcional de Europa". Aunque una de las enmiendas de esta coalición abogaba por dejar la cuestión para una ley electoral (una de las enmiendas empleadas por PP y PSOE), Xuclá aseguró que la filosofía de ambas iniciativas no era la misma. También rechazó que se mantenga finalmente la consideración del valenciano como lengua y auguró una nueva "conflictividad" por esta redacción poco "pacífica".

En cuanto a ERC, su portavoz Agustí Cerdá calificó de "comedia bufa" lo representado por PP y PSOE. "Nos deja poco margen de maniobra al resto", dijo, para advertir a los socialistas que dificultan así un acercamiento de cara a las próximas elecciones autonómicas. "Todo está atado y bien atado. Que ustedes lo pacten bien", zanjó.

También muchas críticas suscitó la cuestión en Isaura Navarro (IU), que descalificó el contenido del Estatut que va a ser aprobado y consideraba una "auténtica vergüenza" lo ocurrido en las últimas horas y el "rodillo permanente" de los mayoritarias. A su juicio, el texto final "no es el Estatuto de todos los valencianos" y criticó todos sus contenidos, desde la denominación de la Comunidad Valenciana de esta forma, no como País Valenciano, hasta las cuestiones más sociales.

Aunque mostró su apoyo a los procesos de reforma estatutaria, Begoña Lasagabaster (EA-Grupo Mixto) también criticó las formas empleadas por el PSOE y el PP. "La Comunidad Valenciana no se merecía este espectáculo"·, concluyó.