Estudiantes independentistas acusan al Estado de criminalizarlos y anuncian en Valencia que seguirán "abriendo debates"

Actualizado 04/10/2007 18:19:42 CET

VALENCIA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Estudiantes de la 'izquierda independentista' se concentraron hoy en la Universidad de Filosofía de Valencia para mostrar su "apoyo y solidaridad plena" hacia los encausados por la quema de fotografías de los monarcas españoles y aseguraron que, "a pesar de la actitud del Estado español que criminaliza a la izquierda independentista", continuarán "abriendo debates" y, "si hace falta", llevarán a cabo acciones de desobediencia civil.

Así lo manifestó Ferran Jiménez, portavoz del Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), organización que, junto a Alerta Solidària, organizó la protesta que tuvo lugar en la ciudad de Valencia, al mismo tiempo que en otras como Alicante, Girona, Barcelona, Lleida y en las Islas Baleares.

La concentración reunió a más de un centenar de estudiantes bajo la lluvia en el jardín del centro de la universidad, donde corearon consignas como: 'Els/les catalans no tenim rei', 'Els/les estudiants també cremem la monarquia', 'Jo també creme la monarquia, absolució als tres antimonàrquics', 'Fora, fora, fora la monarquia espanyola', 'Si el rei vol corona, corona li donarem, que vinga a València i el coll li tallarem' o 'Canya a tota Espanya', entre otras.

Durante protesta, celebrada de forma pacífica bajo el lema 'Els estudiants també cremem la monarquia', colgaron una bandera con el dibujo de un rey de copas boca abajo y con una leyenda que decía 'El campechano'. No obstante, un joven contrario a la concentración arrancó la bandera, lo que provocó un cruce de gritos y descalificaciones entre los independentistas y este joven, que finalmente se fue insultando a los manifestantes.

Más tarde, otro joven lanzó una bengala de humo naranja contra los manifestantes que tuvieron que correr para sortearla, lo que acabó por provocar que uno de los estudiantes que se concentraban, quemara una pequeña fotografía del Rey de España, acción cuyo contenido sólo pudieron ver algunos periodistas gráficos.

Momentos antes de estos incidentes, Jiménez leyó un manifiesto en el lamentaba la "censura" por parte de la Universitat de València y de diferentes institutos de la ciudad por impedirles convocar concentraciones o ruedas de prensa y porque, según dijo, les "arrancaron los carteles y la publicidad" sobre este acto.

En el texto expresaron su "rechazo a este nuevo ataque represivo por parte del Estado español", mostraron su "apoyo a las personas encausadas por injurias a la Corona y a aquellos que han utilizado la libertad de expresión para solidarizarse" con ellas.

Así, pidieron a la Fiscalía "que pare todos los procesos abiertos contra los compañeros y compañeras, que acabe ya con esta represión y que se anulen los cargos prisión". Con este objetivo, seguirán "realizando actividades en solidaridad" con "todos aquellos que están sufriendo esta represión", pues quieren "defender la libertad de expresión y las muestras de rechazo a la monarquía española".

En esta línea, animaron a "toda la comunidad educativa, tanto a los estudiantes como profesores y personal de la administración, a participar en este tipo de concentraciones solidarias", a pesar de la "persecución" por parte del Estado español y de los medios de comunicación, para "defender siempre los intereses de los estudiantes" y "luchar por construir marco educativo de los los países catalanes público, popular, en catalán y no sexista". Para ello, utilizarán" todos los medios y si hace falta la desobediencia", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies