Arzalluz, Urkullu y otros 4 miembros del PNV defienden ante Garzón la inocencia de su compañero Gorka Agirre

Actualizado 19/05/2008 15:54:02 CET

Arzalluz*dice que*si hubiera*colaborado con ETA habría sido expulsado y*Urkullu reitera su*plena confianza en el imputado

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Los seis miembros de la cúpula del PNV que declararon esta mañana ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en relación con la imputación de su compañero Gorka Agirre en la causa que instruye el magistrado sobre el aparato de extorsión de la banda terrorista ETA reiteraron la inocencia del ex responsable de Relaciones Internaciones de la formación nacionalista vasca.

Mientras que el ex presidente del partido Xabier Arzalluz destacó que si Agirre hubiera colaborado con ETA "hubiera sido expulsado del partido" el actual presidente, Iñigo Urkullu, reiteró "su confianza plena y absoluta" en la inocencia de su compañero. "Nos parece una aberración y una irrealidad que Agirre se encuentre en este trance", dijo.

La defensa de Agirre, que se encuentra actualmente en libertad bajo fianza de 12.000 euros, ha solicitado al magistrado que revoque su imputación por un presunto delito de colaboración con organización terrorista. En su contra constan una serie de grabaciones en las que supuestamente aparecía saliendo del bar 'Faisán' de Irún, en el quese realizaban las entregas a ETA, ocultando unos bultos bajo su ropa.

La Policía también cuenta con conversaciones telefónicas en las que supuestamente hablaba de la entrega de una serie de botellas de vino, lo que, según los expertos en la lucha antiterrorista, podría ser una comunicación en clave sobre un pago de 54.000 euros.

El juez Garzón tomó declaración esta mañana durante algo más de dos horas a un total de seis miembros de la Ejecutiva del PNV. Además de Urkullu y Arzalluz el magistrado interrogó al responsable del partido en Guipúzcoa, Joseba Egibar y a los miembros de la formación José Antonio Rubalkaba, José María Zalbidegoitia y Arantxa Itxasmendi, que suele ejercer como abogada. Además, el magistrado tomará declaración mañana al dueño del bar 'Faisán', Joseba Elosúa.

"HASTA LA MARCA DEL CALZONCILLO".

El ex presidente de la formación reveló a su salida de la Audiencia Nacional que ha defendido ante el magistrado a su compañero al que dijo, conoce hace muchos años hasta el punto de saber "hasta la marca de su calzoncillo".

En opinión de Arzalluz, Agirre ha sido víctima de un error policial provocado por su actividad en el PNV, que le encargó la misión de informar sobre los movimientos de la banda terrorista ETA. "A Gorka lo que le ha pasado es que la policía, tanto ir y venir, tanto estar con este y con el otro, le ha seguido y le ha visto", dijo y añadió que las fuerzas de seguridad del Estado tenían "su idea" y "creían que era uno de ellos".

"Lo hubiesemos tenido que echar del partido, hemos dicho repetidas veces que el que aportara dinero a ETA sería expulsado", destacó el ex presidente.

Destacó que la actividad de Agirre se desarrolló durante años en la localidad francesa de San Juan de Luz donde los miembros de la banda terrorista "pululaban" cuando no estaban en actividad" y explicó que como cualquier partido y organización el PNV necesitana información sobre los movimientos, proyectos y evolución de ETA.

"Precisamente de eso se encargaba Gorka, liberado por el partido. Toda la información abierta y los contactos que tenía , los traía y los avalaba", indicó el ex presidente nacionalista que llegó a asegurar que una de sus misiones era autentificar las cartas recibidas por los empresarios en petición del impuesto revolucionario ya que en ocasiones las misivas procedían del entorno policial "para fastidiar a ETA".

Arzalluz recordó un único intento de mediación llevado a cabo por él y Agirre en los años 70 en ocasión del secuestro del empresario Ángel Berazadi. Indicó que un familiar le pidió que interviniera por lo que ambos llegaron a reunirse con los miembros la banda terrorista. "Fuímos tan ingenuos que después de echarles una soflama les dijimos: soltarle en 24 horas y ni una peseta", recordó.

"Nos fuimos sin nada y la familia recibió aviso de que el PNV significaba la muerte. Una vez sucedido eso no tuvimos valor ni cabeza para hacerlo más", agregó.

"ABERRACIÓN".

Por su parte, el actual presidente de la formación, Iñigo Urkullu, mostró tras la declaración absoluta confianza en la inocencia de Aguirre. "Nos parece una aberración y una irrealidad que Gorka Aguire, habiendo estado buena parte de su vida exiliado y habiendo sido miembro de la ejecutiva del PNV se vea en este trance, un trance que afecta al propio PNV", dijo.

El máximo dirigente del partido destacó que Agirre era uno de los ejecutores de una de las máximas de su formación es "no ceder al chantaje de un grupo terrorista como es ETA" y añadió que su imputación en el sumario en el que se investiga al aparato de extorsión "no se sostiene". "Agirre no hacía otra cosa que intentar saber cual era la realidad inherente a la organización ETA y depositar esa información en la Ejecutiva nacional del PNV", añadió.

El ex responsable de Relaciones Internacionales declaró el pasado viernes ante Garzón y defendió que "jamás" medió entre los empresarios extorsionados y la organización terrorista ETA en el pago del denominado 'impuesto revolucionario'. El ex dirigente nacionalista, sobrino del lehendakari en el exilio José Antonio Agirre, negó su relación con la banda y señaló que cuando algún empresario se dirigía a él para pedirle consejo verificaba la autenticidad de las cartas y les recomendaba que no pagasen el 'impuesto revolucionario', que no cediesen al chantaje y que ni siquiera acudiesen a las citas con ETA. A los empresarios afiliados al PNV incluso les recordaba que el pago a ETA era motivo de expulsión.

Según su abogada, Arantza Isasmendi, Agirre reconoció haber atendido a los industriales amenazados por ETA pero únicamente porque, debido a los años que había vivido en el exilio en la región francesa de Iparralde, "conocía a mucha gente" y tenía numerosos contactos con ex militantes de la organización terrorista.