La Audiencia Nacional juzga mañana el atentado de Lazkao tras el que un joven atacó una 'herriko taberna'

Imagen de la herriko taberno de Lazkao
EUROPA PRESS
Actualizado 09/11/2011 16:50:42 CET

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Nacional juzgará mañana, jueves, al presunto etarra Manex Castro Zabaleta y al supuesto colaborador de la banda Mikel Garmendia Bastarrika por el atentado cometido contra la sede del PSE en Lazkao (Guipúzcoa) el 23 de febrero de 2009. Al día siguiente un joven cuya vivienda había quedado destrozada por la explosión atacó con una maza la 'herriko taberna' de la localidad.

El fiscal Vicente González Mota pide que Castro sea condenado a 25 años de cárcel por un delito de estragos y otro de depósito de explosivos. Según el escrito de acusación, cometió el atentado junto a los presuntos etarras Beinat Aguinagalde y Ugaitz Errazkin, que también están procesados en esta causa.

Los tres formaban un 'talde' denominado 'Asti' dentro del 'comando Ezuste' que planificó y ejecutó el atentado con explosivos contra la Casa del Pueblo de Lazkao, situada en el número 27 de la calle San Prudencio. Antes de la explosión, Aguinagalde realizó una llamada avisando de la colocación del artefacto.

Según el escrito de acusación, el artefacto estaba compuesto por una carga entre 8 a 10 kilos de explosivo y causó importantes daños materiales en la sede socialista y las viviendas y los vehículos que se encontraban cerca. La bomba fue confeccionada en la casa de Castro, ya que en los cubos de basura situados en las inmediaciones del domicilio se encontraron elementos similares a los utilizados en el atentado.

Por su parte, Garmendia Bastarrika se enfrenta a ocho años de prisión por un delito de colaboración con organización terrorista al prestar a Castro el vehículo con el que se cometió el atentado y recibir un mensaje de texto en el que éste le pedía que, si alguien preguntaba por él, dijera que había estado en la sidrería en la que trabajaba.

ATAQUE CON MAZA

Tras los hechos, Emilio Gutiérrez, un joven cuya vivienda había quedado destrozada por la explosión atacó con una maza la 'herriko taberna' de la localidad, por los que recibió en las redes sociales calificativos como 'el héroe de Guipúzcoa' o 'el justiciero de Lazkao'. No obstante, también sufrió amenazas del entorno de la banda terrorista que le obligaron a abandonar el pueblo y fijar su residencia fuera del País Vasco.

Castro, que fue arrestado en marzo de 2009 en Villabona (Guipúzcoa), está reclamado junto a Aguinagalde y Errazkin por el asesinato del empresario Ignacio Uria, que se produjo el 3 de diciembre de 2008 en la localidad guipuzcoana de Azpeitia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies