El 'comando' abandonó un ordenador portátil en el interior del coche y un mapa de Andalucía

Actualizado 22/06/2007 16:21:55 CET

Estos hallazgos, sumados a los de bolsas con ropa, hacen sospechar que los terroristas se iban a asentar en el sur de Portugal

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los presuntos miembros de ETA que abandonaron precipitadamente ayer por la mañana un coche en las proximidades de Ayamonte (Huelva) dejaron en el interior del vehículo un ordenador portátil, que está siendo analizado por la Guardia Civil, así como un mapa de la Comunidad Autónoma Andaluza, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. El hecho de que además del material explosivo, los terroristas viajasen con bolsas de ropa hace pensar a los expertos que el 'comando' estaba trasladándose al sur de Portugal para asentarse allí.

En todo caso, la Guardia Civil ha encontrado en el coche 115 kilos de nitrato amónico, 15 de polvo de aluminio --materiales utilizados para fabricar amonal--, diez temporizadoroes, ocho detonadores, cordón detonante y un aparato emisor-receptor de los que sirven para activar bombas a distancia. En el coche también se halló un manual de instrucciones para fabricar bombas redactado en euskera.

Todos los responsables del Ministerio del Interior que han comparecido públicamente en las últimas horas han destacado la precipitación de los etarras en huir del lugar de la A-49, con sentido a Portugal, donde abandonaron el Ford Focus ranchera en el que viajaban. El secretario de Estado de Comunicación, Antonio Camacho, dijo esta mañana que la hipótesis es que fueran dos personas las que se desplazaban en el coche abandonado, pero las distintas versiones de testigos arrojan confusión sobre los hechos.

Según los testimonios recogidos en la zona, al menos uno de los terroristas, antes de abandonar el coche, revisó el contenido de algunas bolsas. Además, operarios que trabajaban en el acondicionamiento del acceso a una gasolinera próxima relataron a los agentes cómo dos horas después una pareja de motoristas llegaron subidos a una BMW. Uno de ellos, sin quitarse el casco, rompió una ventanilla de un cabezazo, abrió el coche, sacó varias bolsas y, tras revisarlas, se llevó dos.

EL 'OLVIDO' DE LOS TERRORISTAS.

Los investigadores sospechan que los terroristas pudieron optar por llevarse del lugar documentación, aunque algún tipo de documento personal se halló en el coche, según explicó ayer el director de las Fuerzas de Seguridad, Joan Mesquida, armas cortas y, quizá, información sobre posibles objetivos. Sin embargo, olvidaron el ordenaror, el mapa de la Comunidad Autónoma andaluza y el manual para fabricar explosivos.

Los agentes del Laboratorio de Criminalística de Guardia Civil continúan recogiendo pruebas del interior del coche, como huellas o restos orgánicos, ya sean pelos o epitelios, microscópicas escamas de piel que portan células muertas y que se desprenden continuamente de la epidermis. En contadas ocasiones, los epitelios llevan impregnado sudor o sangre con el que descifrar el ADN.

"MUDANZA" AL ALGARVE.

La principal hipótesis de la investigación es que un vehículo lanzadera, una moto o un coche, advirtió a los ocupantes del Ford Focus de la existencia de un control de carretera conjunto de Guardia Civil y Guardia Nacional Republicana portuguesa, ubicado en las proximidades de la frontera. Este habría sido el motivo por el que los etarras abandonaron el coche.

Los agentes sospechan que los etarras cuentan con algún tipo de infraestructura en la zona de Algarve portugués, a la que estarían trasladándose ayer por la mañana y que pretendían mantener como base mientras cruzasen al sur de España para cometer atentados terroristas durante el verano.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies