Consejo Político "tomará la iniciativa" en el proceso de paz en septiembre, si no se da "pasos" antes del verano

 

Consejo Político "tomará la iniciativa" en el proceso de paz en septiembre, si no se da "pasos" antes del verano

Actualizado 01/02/2006 16:11:51 CET

"Renueva" su compromiso de lograr que los vascos decidan su futuro y celebrar una consulta

VITORIA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, anunció hoy que el Consejo Político, constituido hoy con el objetivo de liderar un proceso de paz, "tomará la iniciativa política" en septiembre, si antes del verano no se da "pasos" como el cese de la actividad de ETA, el respeto a los derechos de los presos y la creación de una mesa de partidos. Además, destacó que este órgano "renueva" el compromiso de que los vascos puedan decidir su futuro y expresarse en una consulta, como recoge la Propuesta de Nuevo Estatuto Político.

Ibarretxe, que compareció ante la Prensa en Ajuria Enea tras la primera reunión de este foro --integrado por el propio lehendakari y los consejeros de Justicia, Joseba Azkarraga, y Asuntos Sociales, Javier Madrazo--, anunció que este órgano nace con vocación de "medio y largo plazo".

El lehendakari justificó "el largo recorrido" que tendrá el Consejo en que, además de asumir el "liderazgo institucional para avanzar hacia la paz y la normalización política", deberá contribuir a la "reconciliación" de la sociedad vasca.

El presidente del Ejecutivo consideró que "una sociedad que sea capaz de lograr la paz, no será aún una sociedad normalizada políticamente". Para ello, estimó que debe lograrse "acuerdos políticos que después sean ratificados por parte de la sociedad vasca".

No obstante, y a pesar de la consecución de este objetivo, aseguró que la "reconciliación" de la sociedad requerirá aún de "muchos pasos". "Por lo tanto, el compromiso a desarrollar desde este Consejo Político es a largo plazo, que nadie simplifique el contenido y la importancia de lo que hoy se pone en marcha".

"NO HACER DE MENOS A NADIE"

En un plazo más inmediato, el lehendakari destacó "el impulso del diálogo multipartito", a través de una mesa de partidos, como otro de los objetivos de este órgano. En este sentido, aseguró que el foro recién constituido "para nada pretende desmerecer el papel de los partidos" ni sustituir la mencionada mesa, sino que tan sólo trata de "favorecer" el acercamiento entre las diversas fuerzas políticas.

Asimismo, reclamó el papel del Gobierno --representado en el consejo a través de los tres partidos que lo sustentan, PNV, EA y EB-- como "agente activo" del proceso de paz y de normalización política. Sin embargo, insistió en que no trata de "hacer de menos el trabajo de nadie".

A preguntas de los periodistas acerca de las críticas que ha recibido sobre su supuesta intención de acaparar protagonismo con la creación de este órgano, Ibarretxe subrayó que su papel en la futura mesa de partidos "será el que definan los partidos políticos".

En esta línea, defendió la potestad del Ejecutivo para crear este foro y "defender los derechos del conjunto de la ciudadanía con la misma legitimidad que el Partido Socialista, el PNV, Ezker Batua, EA o Batasuna representan a sus ideas, a su mundo".

En otra de las reflexiones con las que acompañó la presentación del Consejo --realizó un total de siete--, instó a las diversas formaciones a ser "sensatas" en el debate político y a "no tener miedo" ni "negar a nadie" la capacidad de efectuar aportaciones.

BATASUNA, EN LA MESA

En relación a esto y en respuesta a los periodistas, aseguró no tener "ninguna duda" de que Batasuna tiene que participar en la mesa de partidos. El lehendakari precisó que, para que este foro sea "operativo" y pueda dar lugar a acuerdos, debe existir una situación de "ausencia de violencia".

Ibarretxe atribuyó a su Gobierno la "centralidad" del espectro político vasco, ya que es capaz de pactar y hablar "con todos, EHAK, PSE-EE, Aralar y nos gustaría que también con el PP".

"DE BRAZOS CRUZADOS"

También advirtió de que el Ejecutivo que preside no estará "de brazos cruzados esperando a lo que hagan los demás", en relación al impulso de un proceso de paz. Según dijo, "si antes del verano no se producen acontecimientos que todos deseamos, el Gobierno y el lehendakari tomaremos la iniciativa política de nuevo en septiembre". "No vamos a esperar eternamente", advirtió, para recordar que "la sociedad vasca está harta de esperar lo que hagan unos y otros".

A preguntas de la Prensa acerca de qué medidas implicará esa asunción de la iniciativa política, Ibarretxe aseguró tener "muchas cosas en mente", aunque subrayó que no adelantará ninguna de ellas. No obstante, si explicó que, en caso de que no se produzca ninguna modificación de la situación actual, el Consejo "marcará una agenda política" en septiembre "para seguir avanzando".

Respecto a los movimientos que, a su juicio, deben producirse, consideró que ETA "tiene que dar, sin duda, el paso definitivo y decir que abandona para siempre la violencia".

A ello añadió que el Gobierno español "aplique una política penitenciaria que respete los derechos humanos de todas las personas encarceladas", así como la puesta en marcha de la mesa de partidos, en la que mostró su esperanza de que se logre "un acuerdo político que fuera sometido a consulta democrática a la sociedad".

"SIN VUELTA ATRAS"

El lehendakari reservó para su última reflexión el recuerdo del rechazo a la Propuesta de Nuevo Estatuto Político en el Congreso de los Diputados, hace hoy exactamente un año. "En 2001 iniciamos un camino que no tiene vuelta atrás, y el corazón de ese compromiso es que el futuro de este pueblo lo vamos a decidir los vascos a través de una consulta democrática. Así lo defendí hoy hace un año en Madrid", afirmó.

Ibarretxe advirtió de que "ese camino lo vamos a recorrer hasta el final", por lo que instó a que "no se engañe nadie". En este punto, insistió, "en nombre de este Consejo político", que este órgano "renueva el compromiso con el derecho a decidir nuestro futuro en Euskadi y hacerlo a través de una consulta democrática". Según dijo, el Gobierno y el foro recién creado tienen "legitimidad" y el respaldo de "gran parte de la sociedad vasca" para avanzar en esta dirección.

Al ser preguntado sobre si sus palabras suponen que el Plan Ibarretxe será trasladado a la Mesa de Partidos como uno de los contenidos a debatir, afirmó que "nuestro compromiso es precisamente defender el derecho de la sociedad vasca a decidir" y a ratificar su decisión mediante una consulta democrática. "He huido de hacer cualquier tipo de reflexión en relación con otras cuestiones", reconoció.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies